¿Por qué Renfe elimina todo?

     Renfe ahora quiere eliminar el tren a Lisboa. Hace años eliminó la ruta de la Plata.  Eliminó muchas rutas. Eliminó trenes y puso otros solo para ricos. Si el mundo se hace cada vez más para los ricos ¿dónde nos vamos a meter los que no somos ricos?

    Renfe te castiga sin piedad si te equivocas en algo, pagas el billete otra vez, te bajas del tren, apandas con lo que sea. Pero ellos fallan montones de veces y ni te piden perdón. Sus trenes descarrillan cada vez más, se quedan parados, no cumplen los horarios, fallan muy a menudo.  Construyen estaciones lejos de las ciudades como si fueran aeropuertos y que se joda la gente.  Todo empeora. Pero ellos no pagan.  

    Renfe está regida por alguien que no conozco ni quiero conocer, pero que lo hace fatal. Solo busca la rentabilidad. Pero se supone que los trenes son un servicio público ¿por qué no eliminan también los hospitales, ya que no son rentables? Son una empresa pública, pero utilizan métodos del capitalismo salvaje.  Para ellos no eres nadie.

    Renfe cuando viajas de día  te informa cada diez minutos de dónde estás con altavoces estridentes, te dice obviedades empalagosas cada dos por tres. Pero si viajas de noche no te dice nada, tienes que estar muy pendiente. Una vez cuando venía de Lisboa casi me paso de Salamanca porque ellos no decían nada. Otra vez le pregunté a un empleado  por qué no informaban de las paradas y me dijo: ya se ven  los carteles en las estaciones.  Le contesté: no muy bien.

     Renfe significa la prepotencia kafkiana. El usuario es solo un número anónimo como el acusado de Kafka, como el agrimensor que llega al castillo y nadie quiere hablar con él. Renfe es la arrogancia de los poderes inhumanos. Y los empleados parecen accionistas o robespierres incorruptibles imbuidos de la moral de sus jefes.  

ANTONIO COSTA GÓMEZ, ESCRITOR