Lunes, 13 de julio de 2020

Oliver Marcos: “Este es el año de las mujeres, LBT, que tendrán el protagonismo”

Marcos es miembro de la Asociación Iguales y uno de los organizadores de los actos del Orgullo Charro 2020

Un Día del Orgullo atípico por el coronavirus y más reivindicativo que nunca segun sus organizadores. En Salamanca serán recibidos por primera vez los colectivos del movimiento en el Ayuntamiento y se organizan diversos actos a lo largo del día. Oliver Marcos, miembro del colectivo Iguales, nos comenta los detalles más destacados del Día del Orgullo Charro.

Para comenzar, Marcos indica que en este 2020 se elimina la G de la ecuación como gesto hacia las mujeres: “Este es el año temático de las mujeres, LBT. Queremos empoderar a las mujeres que tendrán el protagonismo dentro del colectivo. Los manifiestos que se leerán hoy serán todos a cargo de mujeres. Una chica lesbiana lo hará por el Movimiento Feminista de Salamanca. Una chica bisexual lo hará por el colectivo Iguales y por parte de la Asociación Transformación lo hará una chica transexual. Queremos dar ese protagonismo y será probablemente la primera vez que haya un acto del movimiento en Salamanca en que el protagonismo sea exclusivamente de las mujeres. También guardaremos un minuto de silencio por las víctimas de la COVID-19 y se leerán poemas”.

La situación causada por el coronavirus condiciona la jornada, según señala Oliver: “Es un Orgullo muy atípico en el que tenemos muy limitada la capacidad de movimiento en las calles. En lugar de hacer una manifestación hemos optado por una concentración en la que hemos marcado claramente los espacios para mantener la distancia social. Es una pena porque organizamos actividades paralelas que este año no se pueden llevar a cabo, como conciertos, charlas o la tradicional carrera de tacones ,que este año hemos decidido no celebrar dadas las circunstancias”.

Pese a las estrictas normas de seguridad, se invita a todo el mundo a participar: “Hemos publicado en todas las redes la programación e invitamos a todos a que participen, formen parte del colectivo o no. Es una reivindicación totalmente pacífica, que no se va a bloquear el paso, tenemos gel hidroalcohólico y mascarillas para los que no tengan. Pero lo más importante es la razón por la que hacemos todo esto. Esta lucha es de todo el mundo. Aunque seamos algunos los que tomamos la iniciativa, en realidad esto va de reivindicar la tolerancia hacia lo diferente y eso debería ser algo común a todos los que deseen vivir en sociedad pacíficamente”.

¿Es Salamanca un lugar menos tolerante a este tipo de colectivos?: “En Salamanca nos encontramos con una zona muy conservadora y es complicado que la sociedad en general participe en según que actividades. Pero por otro lado contamos con una gran comunidad universitaria muy diversa, procedente de todas partes del mundo, que en nutren en gran parte esta comunidad. Reivindicamos que la sociedad salmantina entienda nuestro punto de vista. Tampoco hemos tenido ninguna representación urbana de nuestro movimiento, como un banco arcoiris o una plaza con algún tipo de decoración, no ha habido algo físico que la ciudad reclame como propio, y al final gran parte de las reivindicaciones vienen de gente que está únicamente de paso. Pedimos una mayor tolerancia y visibilidad hacia el colectivo. En Salamanca podemos decir que las asociaciones LGTB tienen una gran actividad, mucha participación, pero aún no es un sentimiento que se haya apoderado de la ciudad”.

Finalmente, Oliver Marcos destaca que aún queda mucho por hacer: “Parece que hay mucha gente que se piensa que con la despenalización de la homosexualidad o el matrimonio igualitario ya lo tenemos todo hecho, pero aún vemos muchas discriminaciones, como altas tasas de desempleo, problemas a nivel sanitario, conflictos a nivel educativo… esto tiene que seguir avanzando y tiene que haber unos derechos básicos hacia estas personas. Que se vean arropadas por un entorno familiar, educativo y laboral y no al contrario”.