Lunes, 6 de julio de 2020
Béjar al día

Condenado el Ayuntamiento de Béjar a pagar cerca de 43.000 €  por daños en un inmueble de la Calle Mansilla

El Tribunal Superior de Justicia condena indemnizar al propietario del inmueble por un caso no resuelto desde 2007

Vista de la calle Mansilla de Béjar

El Tribunal Superior de Justicia ha ratificado la sentencia condenatoria contra el Ayuntamiento de Béjar y a favor del propietario de un inmueble de la Calle Mansilla por valor de más de 42.000 euros.

En marzo de 2007, como consecuencia de la demolición de unos inmuebles en la Calle Mateo Hernández de Béjar, se produjeron daños en el edificio medianero ubicado en la Calle Mansilla, el propietario del inmueble afectado presentó una reclamación por valor de 42.778,48 € correspondientes a los daños y perjuicios causados por la pérdida total del inmueble.

Mientras se tramita el expediente se produjo un cambio del Gobierno municipal, sale el Partido Popular y entra el Partido Socialista con Cipriano González al frente, que según ha manifestado la Alcaldesa, Elena Martín, acordó con el seguro de responsabilidad civil del Ayuntamiento, el pago de 33.000 euros al propietario en concepto de contenido y la permuta por dos locales en la urbanización La Fabril pertenecientes al Patronato Municipal de la Vivienda, sin pedirle al seguro que se hiciera cargo también del continente.

La Alcaldesa restará el pago de la sentencia de las ayudas a autónomos y empresas por la crisis del covid

Pasados cuatro años del Gobierno del PSOE, vuelve a entrar el PP a cargo del consistorio municipal y los técnicos municipales tasan el valor del edificio en 17.752 euros, correspondientes a los 23 m2 que tiene la propiedad, una diferencia considerable entre ambas valoraciones que provoca el desacuerdo del propietario, éste presenta un contencioso y lo gana.

El Partido Popular ha manifestado que en todo momento ha defendido los intereses del Ayuntamiento de Béjar y el criterio de los técnicos municipales, respetando y valorando sus decisiones, algo que considera su presidente, Alejo Riñones que es lo que se debe hacer pues lo contrario sería incurrir en prevaricación, ya que la cantidad que exigía el propietario casi triplicaba el valor estimado por los técnicos. Y recuerda a la actual Alcaldesa, que desde junio de 2007 hasta 2011 fue concejala de Medio Ambiente en el Gobierno de Cipriano González, el cual tuvo cuatro años para resolver este tema y fueron ellos mismos los  que declararon en ruina el citado edificio de la Calle Mansilla, con orden de demolición el 15 de julio de 2010.

Ahora llega la conclusión del proceso con sentencia del Tribunal Supremo de Justicia condenando al Ayuntamiento. Dicha sentencia por valor de aproximadamente 42.000 euros, será abonada, según ha manifestado la Alcaldesa, con cargo a una partida presupuestaria que se creará en los nuevos presupuestos aún por aprobar, retrotrayendo dicha cantidad del millón de euros que se iba a destinar a ayudas por la crisis del COVID, que se iban a repartir otorgando 500.000 euros a ayudas a la creación de empleo municipal y la otra mitad a repartir entre ayudas al comercio, servicios sociales y turismo.

El Partido Popular, manifiesta que ya existe una partida en los presupuestos que rigen actualmente desde la pasada legislatura, con 100.000 euros para gastos judiciales, por lo que la Alcaldesa miente cuando señala que tiene que quitar un 10 % de las ayudas del COVID para pagar la sentencia y también le señala “podría bajarse el sueldo en lugar de amenazar con quitárselo a los autónomos y pequeños empresarios de Béjar, que ya lo están pasando demasiado mal como para jugar con su futuro”.

A las palabras de la Alcaldesa  “este tipo de actitudes del señor Riñones es un disparar con pólvora ajena, no medir lo que es el dinero de los ciudadanos y es muy fácil enfangarse en recursos que no tienen una salida lógica cuando estás jugando con el dinero de los ciudadanos”. Riñones le contesta “¿Acaso se refiere usted a la doble sentencia condenatoria por el despido improcedente del trabajador del centro de ocio?, ¿cuándo despidió al trabajador pensó usted en que disparaba con pólvora ajena?. Usted sabía que ese despido no traería una salida lógica y siguió adelante obligando al Ayuntamiento a pagar la indemnización al trabajador por un arrebato de discriminación ideológica y por un capricho sectario”.

Riñones y su equipo dudan de la capacidad de gestión de la Alcaldesa de Béjar para trabajar y gastar el dinero que le dejó en herencia el PP, por valor de siete millones de euros en subvenciones, además de unas cuentas saneadas y con superávit, que la propia Alcaldesa reconoció ante los medios de comunicación, aunque justificó que no se pueda gastar dicho superávit a menos que lo autorice el Gobierno Central, que hasta ahora sólo lo ha permitido en un 20 %.  La Alcaldesa en su comparecencia ante los medios de comunicación reconoció que las cuentas del Ayuntamiento de Béjar se encuentran saneadas y el remanente de tesorería que dejó el Partido Popular.

Alejo Riñones denuncia que la Alcaldesa intente culpabilizar al PP por haber defendido los intereses bejaranos basándose en los informes técnicos y le recuerda: “Se han perdido más de 54.000 euros brutos de gasto para el Ayuntamiento en un año, por su sueldo, que no repercute en una mejor calidad de vida de los bejaranos debido a su nula gestión y sus pocas ganas de trabajar”.