Lunes, 13 de julio de 2020

Sí, Sra. Olona, la violencia SÍ tiene género

La balanza está claramente descompensada tal y como muestran las estadísticas oficiales de delitos condenados en 2018:
Por cada mujer homicida hay 8 hombres.
Por cada mujer que lesiona hay 5 hombres.
Por cada mujer que secuestra hay 6 hombres. Por cada mujer que tortura hay 16 hombres.
Por cada mujer explotadora sexual, hay 29 hombres.

En total, más del 80% de los delitos que se cometen cada año son perpretados por hombres y más del 92% de las personas privadas de libertad en las cárceles españolas son hombres.

Por el otro lado, detrás de cada persona agresiva, desgraciadamente, siempre hay una o varias víctimas y, en ese sentido, las mujeres aparecen como un colectivo vulnerable, especialmente cuando reúnen factores de riesgo como una menor fuerza física, dependencia económica, discapacidad, falta de redes de apoyo,… Conviene recordar que desde 2007, en el ámbito específico de la violencia machista, ha habido:


1.825.652 denuncias.
1.054 mujeres asesinadas.
487.249 órdenes de protección incoadas.
893.233 llamadas al 016.
21.537 mujeres víctimas de agresión sexual.


De todo ello se puede deducir que la violencia SÍ TIENE GÉNERO. No obstante, el hombre no es violento por nacer varón, sino por hacer suyos los comportamientos y actitudes que la sociedad ha reservado tradicionalmente al GÉNERO MASCULINO.

Lo cierto es que la teoría dice que cualquier ser humano, sea hombre o mujer, puede ser capaz de desarrollar a lo largo de su vida comportamientos agresivos y violentos. Existen dudas sobre si las conductas agresivas y violentas son innatas o adquiridas, pero lo cierto es que pueden inhibirse o potenciarse a lo largo de los años a partir de las experiencias y vivencias que afronta cada ser humano. Y aquí es donde juega un papel fundamental el GÉNERO, es decir, los conceptos sociales de las funciones, comportamientos, actividades y atributos que cada sociedad considera apropiados para los hombres y las mujeres.

Conviene no confundir sexo con género.

El sexo es biológico y el género es un constructo social, o sea, el comportamiento que la sociedad espera de nosotros y de nosotras, y en el que se nos empieza a educar desde el momento en que una ecografía muestra nuestro sexo.

Cierto es que estas categorías de género no son compartimentos estancos. Un hombre puede desarrollar comportamientos atribuidos al género femenino y una mujer puede desarrollar comportamientos atribuidos al género masculino.


Sea como fuere, todo parece indicar que, en general, a lo largo de las generaciones las mujeres han logrado desarrollar habilidades y conductas para la resolución de conflicto y las relaciones interpersonales más alejadas de las conductas violentas que los hombres.

Si queremos una sociedad menos violenta y agresiva debemos concentrar esfuerzos en el desarrollo de nuevas masculinidades ¿Cómo? feminizando, que no afeminando, el rol clásico de género atribuido al hombre.

Es dificil de entender por qué desde Vox se trata de dinamitar, boicotear y torpedear continuamente el consenso generalizado tanto a nivel institucional como político y social que existe sobre un tema tan delicado y que provoca tanto dolor y sufrimiento en la sociedad como es la violencia de género y la lucha por la igualdad.

Los datos y una buena parte del texto, los he cogido del muro de facebook de Jesús A. Fernández, pero igual los habría podido coger de muchos otros sitios, o incluso me los habría podido facilitar Ana Suárez, la concejala del Ayuntamiento de Salamanca por Ciudadanos   https://salamancartvaldia.es/not/242101/primer-volumen-cuadernos-violencia-genero-pretende-nbsp/