Lunes, 13 de julio de 2020

Casado llama a trabajar juntos para organizar una buena sanidad en Castilla y León y reconoce que está mal dimensionada

También ha señalado que su departamento “tiene un plan” para abordar las listas de espera, para lo que se está trabajando con los gerentes de los hospitales de la región 
Consulta de atención médica

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha llamado una vez más al PSOE a "trabajar juntos" para sacar adelante la estructuración de una buena sanidad para Castilla y León desde el reconocimiento que ahora está mal dimensionada. De este modo ha respondido Casado a las críticas del procurador socialista por Salamanca Fernando Pablos que ha cuestionado la supresión de algunas demarcaciones sanitarias en Ávila, el Bierzo, Palencia y Salamanca por la jubilación de facultativos que no se sustituyen.

"Para resolver un problema no deben crear otro", ha advertido Pablos que ha reconocido que en el caso concreto de la provincia de Salamanca se van a crear seis demarcaciones urbanas mientras que desaparecerán siete rurales.

La consejera ha apelado a la evidencia de los criterios científicos para explicar que los facultativos pierden competencia por debajo de las 500 tarjetas sanitarias al mismo tiempo que ha recordado que en los próximos cuatro años se jubilarán 1.100 facultativos mientras que la formación llega a unos 500 entre otras cosas porque los médicos tutores tienen "cupos inmensos" en el medio urbano. Verónica Casado ha asumido su deber de planificación del sistema para insistir en la conveniencia de trabajar juntos para conseguir "la mejor sanidad".

Abordar las listas de espera

Por otra parte, tras reconocer que le "preocupan sobremanera" el resto de patologías, la consejera ha asegurado que su departamento "tiene un plan" para abordar las listas de espera. Según ha explicado, ese plan es responsabilidad de la Dirección General de Planificación y Asistencia Sanitaria que está trabajando con cada uno de los gerentes de los hospitales de Castilla y León ya que, según ha apuntado, cada hospital es un mundo y necesita aplicar distintas estrategias para llevar a cabo el abordaje de las listas de espera.

Casado ha recordado que la pandemia del coronavirus obligó a suspender las operaciones, que sólo se mantuvieron para los casos urgentes o preferentes o de prioridad uno además de los trasplantes, y ha explicado que lo primero que se ha hecho con la recuperación de la normalidad ha sido proceder a la revisión de las listas de espera para valorar el grado de prioridad.

La consejera ha informado de que se ha recuperado en su totalidad la actividad ordinaria en los quirófanos a lo que ha añadido que se van a poner en marcha dos actuaciones importantes para la Consejería de Sanidad, en referencia a las consultas de alta resolución y a las consultas en acto única, "importantísimas" antes del COVID e "imprescindibles" en la actualidad.

Casado ha abogado asimismo por potenciar las consultas no presenciales en atención primaria y hospitalaria y por ampliar la propuesta de trabajo con los profesionales dentro y fuera del horario laboral garantizando el tiempo de trabajo.