Lunes, 13 de julio de 2020

La mascarilla

336

Si se preocupasen más por defenderla que por pasearla, no habría Bárcenas, ni Rato, ni M.Rajoy.

Si les asustara más que esté en alquiler permanente, a cambio de comisiones en la Jefatura del Estado, no habría sobresaltos, ni indignación, ni desencanto.

Si la amaran, en lugar de pregonarla, aceptarían y respetarían voluntades, urnas y opiniones contrarias.

Si no la usaran como arma arrojadiza, no habría miedo a verla en el lateral de una mascarilla (mascarada, en sus caras).

Si en sus muñecas no significara lo que representa, habría bandera y no añoranza de unidad de destino en lo universal. Aunque no acepten lo que es la unidad no impuesta; aunque no permitan el destino elegido con libertad; aunque su universo se reduzca a una banderita de pachanga y cacerolada.