Miércoles, 23 de septiembre de 2020

Cartas de los lectores

El acuerdo es posible, depende de la voluntad del gobierno

El Gobierno ha presentado una nueva propuesta, que para CCOO tiene aspectos importantes: se mantiene el contenido del RDL 18/2020 del mes de mayo, fruto del acuerdo, y se mantienen los ERTES de fuerza mayor parciales, que son los que permiten acompasar la salida de las personas que están en ERTE y compaginarlo con las necesidades de las empresas en función de la reactivación de la actividad.

Se elimina el ERTE de fuerza mayor total pero se propicia el cambio de estos ERTE a los de causas objetivas, y el tránsito se posibilita abriendo la exoneración de cuotas a estos expedientes en la misma situación y con los mismos porcentajes de exoneración de cuotas en los ERTES de fuerza mayor de carácter parcial.

Mari Cruz Vicente señala que “este es un elemento novedoso, una medida que veníamos reclamando CCOO desde que iniciamos el proceso de negociación de los ERTE y consideramos que es una medida muy positiva y acerca un acuerdo”.

En la propuesta del Gobierno se prohíben también las horas extraordinarias y la externalización de trabajos durante el tiempo que las personas estén en situación de ERTE, cosa que para CCOO es positiva.

Por otra parte, indica la responsable de Accion sindical, “también existe la posibilidad de poder abordar otras medidas de carácter social, relacionadas con las prestaciones por desempleo que habíamos presentado en esta mesa, como la mejora de la protección para aquellas personas que perdieron su empleo pero que no proceden de un ERTE y que han tenido dificultades para encontrar un trabajo en unos momentos en que la actividad ha estado parada”.

“En resumen, afirma Mari Cruz Vicente, CCOO pensamos, creemos, que el acuerdo es posible pero en estos momentos la pelota está en el tejado del Ministerio de Seguridad Social”. Para CCOO es fundamental “que se modifique de alguna manera el modelo de exoneración que está establecido en estos momentos. Tanto las organizaciones sindicales como empresariales creemos que las exenciones deben estar relacionadas con la gente que esté en el ERTE. En estos momentos se exonera más a las personas que salen del ERTE y creemos que eso hay que cambiarlo, o cuando menos reequilibrar esos porcentajes de exoneración”. “Este es el elemento de fricción, indica Mari Cruz Vicente, pero pensamos que tiene solución y para eso sin duda el ministerio de Seguridad Social tiene que escuchar las propuestas de los agentes sociales y ser más flexible, porque esto no tiene ninguna repercusión económica, ningún gasto añadido”.