Lunes, 13 de julio de 2020

Que hacer con los hijos en verano

 Si la Ley lo permite, si el covid duerme en verano. Nuestros hijos -que han sufrido un curso muy, muy especial- deben recuperar la energía y las ganas de jugar y relacionarse. Es muy importante para su desarrollo integral volver a la normalidad. Y que no surja en Síndrome de la Cabaña por imitación de los adultos que les rodean. Está creciendo y no es bueno.

Ante esta situación se plantean diferentes cuestiones, ¿qué es mejor?; ¿qué se queden en casa jugando o viendo la televisión, o usando en exceso las RRSS, ó buscar una actividad? Si decidimos la opción de buscar una ocupación, ¿qué sea deportiva o lúdica?, ó mejor ¿más formal y estructurada, con materias planificadas?

Cada vez más profesionales de la educación recomiendan a los padres que tengan en cuenta cursos de verano que enriquezcan la formación de los niños, mediante actividades que les resulten entretenidas y divertidas. Realizar actividades que consoliden conocimientos adquiridos durante el curso o reforzar aquellas áreas en las que presentan dificultades, no va reñido con disfrutar el verano. Que la actividad tenga una finalidad educativa no quiere decir que no sea divertida.

 

Existen gran variedad de estos talleres, algunos de ellos pueden ser:

            A) Técnicas de Estudio. Donde puedan adquirir las estrategias necesarias para poder estudiar de forma más eficaz y consecuentemente mejorar el rendimiento académico. Algunos contenidos específicos pueden ser: aprender a tomar apuntes, mejorar la organización en el estudio, aprender a subrayar y realizar buenos resúmenes y esquemas, concentración,

B) Habilidades Sociales e Inteligencia Emocional, muy útil por vivir meses fuera de lo común a otros años. Facilitaran el desarrollo de comunicación y relación con los demás, así como el reconocimiento y canalización de las emociones.

            C) Lecto-Escritura. De forma entretenida se puede trabajar y reforzar la velocidad lectora, comprensión lectora o expresión escrita.

            D) Desarrollo de la Creatividad. A través de un conjunto de actividades lúdico-educativas se refuerza y potencia la creatividad, y la imaginación de los niños.

 

El verano no ha de convertirse en tiempo sedentario, aburrido y sin saber que hacer