Escapada

Afortunadamente vuelvo a estar en la-Parcela-, (con permiso de la desescalada) y con todas las medidas de seguridad, habidas y por haber, esperando la llegada del señor Manuel. Para celebrarlo debidamente estoy preparando un vermú de los nuestros acompañado de anchoas del Cantábrico y queso de-Hinojosa- ¡Espectacular en su sabor y presencia! (ver foto). Supongo que me lo agradecerá pues los dos nos hemos liberado, cada uno a nuestra manera, de varios inconvenientes. Por mi parte, y debido a la falta de capacidad auditiva, de las angustias cuanto teníamos que cambiar impresiones por teléfono; por la suya, no saber manejar el-whatsApp-y que tampoco sus oídos “andan” finos.

Buenos días señor Manuel (nos damos el codo). Cuanto tiempo sin vernos.

Y que lo digas. Buenos y santos.

¿Estará usted contento de esta ligera liberación?

Hombre. Se agradece. Pero yo he sido más libre aquí en el pueblo que tú en la ciudad. La pena es tanta gente que se ha quedado en el camino de la vida. Y en qué lamentables condiciones…

Además esto no ha terminado.

¡Ni mucho menos!

¿Qué le parece a usted el cambio en la –Parcela-, en estos meses de inactividad?

¡Qué esta salvaje!... Pero hermosa. Menudo trabajo vas a tener para que vuelva a ser lo que era. Tanta agua caída este año, sol primaveral y poco pisada han deparado que hasta las malas hierbas le den colores diferentes. Y fíjese, hasta hay muchos más pájaros de todas clases y que se han hecho “dueños” del lugar…

Sí, pero la cigüeña ansiada no ha venido.

Ya veo que usted no olvida. Yo tampoco. Así que aprovecho para preguntarle: Usted que es tan “forofo” de –Benidorm-, ¿Supongo que no estará preparando una-Escapada- cuando se pueda viajar?

Te veo venir. Ya sé que tú precisamente no eres nada partidario de ir a ese estupendo lugar de vacaciones, pero…

Alto, alto, señor Manuel. Yo he estado en-Benidorm-solamente una vez. Concretamente del 22 al 28 de Mayo 2013. Y en la-“Crónica Viajera”-, que escribí al respecto, dejé claro, y termine diciendo… ¡Si lo sé… no vengo! A ello me obligaron una serie de circunstancias adversas; que no se dan, ni tantas veces, ni tan seguido.

Así, desde la habitación-516-, comencé la escritura. Y no le voy a contar a usted hoy los prolegómenos del viaje ¿Organizado?... por el –INSERSO-. ¡Diosssss mío! Diría nuestra amiga Mari Loli. Pero sí el resaltarle que la climatología nos la jugó bien jugada y yo no podía menos de lamentarme amargamente en la habitación del Hotel-“Primavera Park- de ello en mí ”Crónica Viajera”: “ Y cuando me levanto y miro por la ventana, está lloviendo torrencialmente y hace un viento huracanado. Son las 10 y estamos en el –Hotel- sin poder salir esperando que escampe.25 de mayo 2013.

El día 26 de mayo el agua continua cayendo sin piedad y yo reflexionaba: “Lo mejor de-Benidorm es el sol,  ¡El buen tiempo! Y si este brilla por su “ausencia”… se está mejor en casa. En este momento escucho en la-Tele-, ¡Este fin de semana bajan las temperaturas!  ¿Más? ¡Cojonudo!

Llaman a la puerta. Es una empleada que me trae una manta que he pedido. No saben ustedes como lo agradecí.

A los que conocen-Benidorm- tengo que contarles; que unas veces junto a mi esposa y otras yo sólo, hemos subido y bajado paseando (no se podía hacer otra cosa… salvo entrar en un –Cafetería… ¡no saben ustedes las que conocimos y todas “abarrotás” de gente!). Las escaleras que separan las Playas de “Poniente” y “Levante”. Más de ¡30! Veces. Que considerando que tienen-70-escalones; hacen ¡1.500! ocasiones “escalando” y otras tantas haciendo ”rappeel” bajando.

El día-28 de mayo-, escribo en la habitación-516- del Hotel-“Primavera Park” sumamente cabreado: “Hoy, casi le retiro el saludo a otro integrante de la expedición del-INSERSO-; pues me insinuó que fuéramos a ver la actuación de-María José y su Acordeón… lo que nos faltaba para redondear el día. Y la dije educadamente, pero muy serio… No… No estoy para “pajaritos” y además; ya he tenido bastante con escuchar al “Orfeón Espontaneo”- que todos, pero todos los días, se reunía al final de la-Playa de Levante-, y cantaba, cantaba, cantaba. Aún y mire que ha pasado un tiempo; me resuenan los ecos de las “sardinas frescuasssss”…. Y de “Santurce a Bilbao”…

Para, para.

Paro.  Señor Manuel. No sin antes hacerle otra pregunta. A usted que le gusta pisar la arena de la Playa… ¿Para qué va a ir de “escapada” a –Benidorm? Si tendrá usted “acotada” la  arena. Y cuando llegue con su “mala pata” renqueante ya estará todo cogido.

A estas alturas de mi –“Crónica Viajera” el señor Manuel no ha dicho ni “mú”. Veo su cara de sorpresa e ira contenida y tengo que desviar la cuestión. ¿Recuerda usted que tenemos una cita, para –escaparnos- hasta El Cerro cuando esto del-coronavirus-termine? O al menos aminore.

¡Un estupendo lugar.

Lo es. Hablare antes con nuestro amigo-Antonio Muñoz- (ver foto) para que se lo diga a los demás y nos preparen una ruta adecuada pues allí hay mucho que ver. Y que al final tengamos bien cocinado al estilo serrano un cabrito al ajillo suculento, más viandas varias y buen vino. Y con todos ellos brindaremos por tiempos mejores. Después de estar allí…  y volver a la-Parcela-usted se-piensa lo de –Benidorm-sin tener en cuenta que lo “mío” y le he contado; fue una anécdota… y recuerde que en último caso…  ¡Siempre nos quedará París! Pues eso.