Jueves, 13 de agosto de 2020

¡Viva el 8 de marzo! ¿que fue señor Presidente...?

Pedro Sánchez el pasado miércoles, 3 de junio, se presentó en el Congreso de los Diputados de corbata negra.  No había mejor color para hacer juego con su catastrófico día parlamentario. A veces los mortales acertamos cuando nos equivocamos, pero lo suyo es muy preocupante, recuerde que es presidente del Gobierno y toma decisiones cruciales para la vida de todo un país -España- La baraka no juega siempre a nuestro favor señor Sánchez.

Obtuvo la aprobación de la sexta declaración del estado de alarma, a cambio de cromos con vascos y catalanes. Pero, a la vez, se retrató con el grito ¡Viva el 8 de marzo! El peor de sus errores, en otro estado, le hubieran puesto en calle. Pero los españolitos somos así de chulos.

 Estuvo cobarde al responsabilizar a las comunidades autónomas la contabilidad de los muertos. Y no mostró un atisbo de contrición por la equivocada gestión de su Gobierno.

 

Pedro, volvió a crecerle la nariz. Mantuvo pulso terco y necio con el número de fallecidos, 27.127.  Un numero, casi, capicúa ¿le gustan los capicúas? Con los finados no se juega, esas vidas que se nos fueron, son un trozo de todos los españoles de bien.  Usted olvidó que lo pinochesco tiene la pata corta. A esa misma hora, el INE decía que los muertos del coronavirus subían hasta los 43.000. El organismo dependiente de la vicepresidenta Calviño que junto a Robles son las únicas que se salvan de su desgobierno, ponía el listón en 48.000.

Estuvo tergiversador, oportunista y manipulador. Usted el  anticospiranoico, se nos apunta a la teoría de la conspiración, con la existencia de una “policía patriótica”. Anteriormente se lo había oído a Iglesias. No agite fantasmas Sánchez, deje de actuar de ventrílocuo de Pablo,  sabe que la crisis de los muertos por el coronavirus deben pasarle factura en las urnas. Ya veremos si en los juzgados.

Dice un refrán que la mancha de mora con otra mora se quita, pero esto son 48000 MANCHAS, han sido vidas segadas por falta de medios sanitarios, por la peor gestión, por su falta de empatía, soberbia, altanería, chulería… intenta desde el Gobierno y sostenido por sus costaleros, hacer olvidar la mayor tragedia ocurrida en España, pasar la página. Negro como su corbata veo el futuro.

 

¡Viva el 8-M pandémico! quedará para la historia en las actas del Congreso

España se despertó el día 9 de marzo, con 28 muertos por coronavirus, de los cuales 16 se produjeron en Madrid, la capital donde se celebró una manifestación con 160.000 participantes. Y eso tío que fueron pocos.

 ¡Viva el 8-M!  Que enfervorizado gritó este 3 de marzo, condujo al estado de alarma y a la paralización de la economía de España,  millones de personas en el paro, colas del hambre  en las calles de grandes ciudades.

 El Ministerio de Sanidad reconocía dos días antes, en una nota pública, que la distancia social era clave para no caer infectado. Tras escucharle gritar “Viva el 8-M” me pellizqué la cara, los brazos… creí era una pesadilla, jamás un presidente pronunciaría frases tan poco empáticas con los muertos y las familias, con los que aun no cobraron los ERTES, con los parados indefinidos, con la economía hecha unos zorros. Alguna vez soñó llegar tan alto por una Moción y cambio de cromos. Creo que no, o no gritaría esa barbaridad. Los muertos no olvidan y las familias tampoco. Al menos eso espero

Foto extraída  de Google