Miércoles, 23 de septiembre de 2020

Diferencias entre comprar un coche nuevo y el renting

Los contratos de renting generalmente significan un gasto menor, ya que las cuotas suelen ser más bajas que las de una financiación y no se necesita hacer una inversión inicial

Cuando de adquirir coches nuevos se trata, existen dos opciones principales para los clientes: la compra y el renting. Este último es simplemente un contrato de arrendamiento de vehículo a largo plazo. Es por esto que la diferencia fundamental con una compra se basa en la propiedad del vehículo; al comprar un coche, este queda a nombre del comprador, mientras que con el renting, la propiedad del coche es en todo momento de la empresa que arrienda.

Diferencias principales entre compra y renting

Adicionalmente existen otras diferencias, ventajas y desventajas de cada sistema, relacionadas con los tiempos, costos o responsabilidades. En este artículo te las aclararemos.

La ventaja más importante y a su vez la razón por la cual la compra es más popular que el renting, es la propiedad; al comprar un vehículo, este pasa a estar a tu nombre, lo que te permite ciertas libertades que no tendrías usando renting. La mayoría de las personas con vehículos lo prefieren así. De igual manera, al tener un vehículo propio existen una amplia variedad de compromisos que los propietarios deben asumir.

¿Qué es más económico?

Los contratos de renting generalmente significan un gasto menor, ya que las cuotas suelen ser más bajas que las de una financiación y no se necesita hacer una inversión inicial. Además, las compañías arrendadoras de vehículos incluyen en el precio mensual el valor del seguro, asistencia vial e inspecciones técnicas, de la misma manera se encargan de cubrir el mantenimiento, las reparaciones, los repuestos y los cambios de neumáticos. Todos estos factores son responsabilidad del propietario cuando adquiere un vehículo a su nombre, y suelen ocasionar gastos elevados.

Beneficios de la propiedad

Entre las libertades y beneficios del vehículo propio, podemos contar que es posible hacer uso de este sin restricciones de kilometraje, así mismo es posible modificar, mejorar o alterar cualquiera de sus características (dentro del marco legal). Por su parte, los coches arrendados casi siempre tienen un límite de kilometraje anual que el conductor no puede sobrepasar y a su vez, el derecho de hacer cambios en el vehículo queda reservado a la agencia o empresa propietaria.

El renting es un proceso más rápido

Las empresas de renting también se encargan de pagar los impuestos de circulación y de gestionar la matriculación de los vehículos para ahorrar tiempo y facilitar el proceso a sus clientes. El renting suele ser mucho más rápido que una compra, en especial si el comprador necesita solicitar financiación, la cual podría retrasar la gestión. Por el contrario, al arrendar un vehículo, puedes hacer uso de él de manera inmediata tras la firma del contrato y la cancelación de la primera cuota.

Tipos de renting

Existen varios tipos de renting, entre los cuales se destacan el tradicional; en el cual se fijan desde el comienzo las cuotas, el kilometraje disponible y la duración del contrato, y el flexible; en el que estas y otras características pueden variar para ajustarse a las necesidades del cliente.

Tanto la compra como el renting pueden ser buenas opciones si estás buscando coches nuevos. Lo más recomendable es que analices todas las posibilidades que ofrecen para que puedas elegir la que más se ajuste a tus necesidades.