Viernes, 7 de agosto de 2020

Las paredes piedra a piedra de nuestros pueblos, un legado artístico

Son “técnicas ancestrales del patrimonio de nuestra tradición, que merecen reconocimiento internacional”, afirma el etnógrafo Juan Francisco Blanco

“Ni los propios trabajadores, pese al empeño y maestría con la que las construyeron pensaban que hoy su técnica y resultado iba a gozar de reconocimiento mundial”, explica Juan Francisco Blanco, director del Instituto de las Identidades (IDES) de la Diputación de Salamanca.

Este experto recuerda que “lo hemos conocido en nuestros pueblos en estos términos: hacer pared. Hoy se conoce como construcción en piedra seca. Piedra a piedra (granito, pizarra, cuarcita…), las gentes de nuestros pueblos encajaban unas en otras sin necesidad de argamasa o mortero, pero con precisión y con particularidades en el diseño que convierten estas paredes, desde su rusticidad, en obras maestras y señas de identidad comarcal”.

Para Blanco, “se trata de una técnica tradicional de construcción, utilizada en el medio rural para levantar o restaurar paredes y cercas que delimitaban las propiedades. También para otras construcciones, normalmente de rango secundario: chozos y casetas, chiviteros y pocilgas, gallineros y chiqueros, cuadras y tenadas, arrimaderos…”.

De hecho, la Unesco creó la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y en ella ha incluido esta técnica constructiva de la piedra seca o en seco, “de la cual los campesinos salmantinos han sido auténticos maestros, creando una hermandad patrimonial con León y Zamora, con otras regiones y también con otros países del entorno mediterráneo”.

Foto de un grupo de hombres haciendo pared frente a la ermita de la Virgen del Gozo, recogida en Los Santos, depositada por Javier Álvarez Merino, dentro del Plan de Recuperación de Archivos Audiovisuales Familiares, promovido por el Instituto de las Identidades (IDES) de la Diputación de Salamanca.