Jueves, 24 de septiembre de 2020

Cartas de los lectores

Renfe sigue suprimiendo servicios ferroviarios, servicios públicos

La Plataforma Salmantina en Defensa del Ferrocarril lamenta que la solución ofrecida para afrontar las dificultades del país pase por seguir eliminando servicios públicos. En un momento en el que esto se apunta como un agravante de la crisis sanitaria actual. La desaparición del Tren Nocturno Lusitania entre Madrid y Lisboa por Salamanca, apunta a indicio de por dónde puede ir el futuro para algunos: por donde siempre.

Lo importante de la decisión no es tanto el servicio en sí y su utilidad. Es la forma tan habitual de tratar a esta tierra, permitido por la ciudadanía salmantina, de tomar decisiones para eliminar servicios públicos sin explicación. Ni tampoco como fruto de un concienzudo trabajo de su eficacia para los territorios afectados. Ni de corregir una estrategia de comunicaciones que pueda no haber resultado, compensada con un nuevo planteamiento.

No hay un plan tras él trabajado desde la participación ciudadana o con los agentes sociales, solo una decisión de atajar unas pérdidas en este caso (para variar). Aunque otros servicios supuestamente estrellas estén en la misma situación. Parece como si se quisiera aprovechar un momento de cuestionamiento del transporte público por su papel puntual en la trasmisión del virus, en vez de afrontar las serias complicaciones planteados por el modelo de movilidad actual, que tiene que ver bastante más con ello.

La contaminación, el Cambio Climático, la sobreexplotación de recursos y todos los problemas de carácter ambiental parecen no tener importancia. Tampoco la Estrategia de Movilidad Sostenible, ni los múltiples compromisos adquiridos por el Estado sobre la sostenibilidad ambiental, que no viaja precisamente en coche o en avión. Ni los problemas territoriales del país, donde un espacio cada vez mayor se despuebla y pierde su futuro.

Lo más preocupante es que ocurre con un gobierno que hace bandera de esos temas. Y con un servicio público, el medio de transporte más sostenible, que debe ser estratégico para construir un nuevo futuro, Todavía Renfe, y Adif, siguen siendo empresas públicas dependientes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.