Lunes, 6 de julio de 2020

La llegada del regadío a Nuevo Amatos

El director del Instituto de las Identidades de la Diputación de Salamanca, Juan Francisco Blanco, recuerda que nuestros campesinos estuvieron abiertos a los cambios

“Algunas tierras de secano salmantinas (principalmente de La Amuña, Las Villas, Tierras de Alba y también de la Tierra de Ciudad Rodrigo), con sus cultivadores y los núcleos de población que habitaban, dieron un giro de 180 grados con la llegada del regadío, desde mediados del siglo XX hasta la actualidad”. Son las explicaciones del director del Instituto de las Identidades (IDES) de la Diputación de Salamanca, Juan Francisco Blanco, que recuerda cómo se adaptaron a estos cambios nuestros campesinos.

En este sentido, destaca que “los planes generales de colonización de distintas zonas regables de la provincia han supuesto la construcción de embalses, azudes y canales para el regadío y también de pueblos nuevos, los poblados de colonización, que cambiaron la faz de algunas comarcas salmantinas y con ello, además del paisaje, los sistemas de producción, con los correspondientes ajustes en los modos de vida, al pasar de una agricultura secular de secano a una nueva de regadío”.

Prueba de ello es esta foto de un grupo de albañiles construyendo el canal, recogida en Nuevo Amatos y depositada por Ángela Gallego Vega, dentro del Plan de Recuperación de Archivos Audiovisuales Familiares, que promueve el IDES de la Diputación de Salamanca.