Lunes, 6 de julio de 2020

“Necesitamos una sociedad responsable, una sociedad sin miedo”

El quinto teniente de alcalde asegura que estos meses han trabajado “a destajo” y le da “una matrícula de honor” a la gestión de la crisis sanitaria desde el Consistorio

Fernando Castaño en las instalaciones de SALAMANCA AL DÍA | A. Merino

Fernando Castaño es un político atípico. Concejal de Turismo, Relaciones con las Universidades y quinto teniente de alcalde del Ayuntamiento de Salamanca por Ciudadanos.  Sus declaraciones siempre dan titulares y su nombre está en diferentes ocasiones en el foco de las críticas. Ante la situación actual que se está viviendo con la dureza del Covid-19, está orgulloso de como se está trabajando desde el Ayuntamiento, y asegura que no se ha dejado a nadie atrás con “mesura y con decisiones correctas”.

Hablamos de turismo. ¿Se puede salvar el verano?

Estoy totalmente convencido de que sí. La responsabilidad que tenemos como políticos es que, si hay una oportunidad, hay que aprovecharla, siempre manteniendo los parámetros de seguridad y las indicaciones sanitarias que nos indiquen. Tenemos un sector turístico potente que está preparado. En estos peores momentos que hemos pasado a nuestros empresarios les tocó confinarse, les tocó parar siendo una decisión dolorosa, y lo hicieron. Ahora están preparados para adaptarse a esta desescalada, ya tienen mejores armas, aunque siempre también siendo realistas. Lo hemos pasado muy mal y eso hace que aun tengamos un sentimiento de dolor. El turismo y el miedo son incompatibles, está claro que el que tiene miedo se queda en casa, y ahora hay que hacer una labor de pedagogía porque no tenemos que tener una sociedad con miedo, tenemos que tener una sociedad responsable. Hay que dar información, que la gente sepa a qué enfrentarse. No podemos generar una alarma social innecesaria que a veces escucho en boca de responsables de Sanidad, eso sin duda es lo que menos necesitamos.

En estos meses de confinamiento, uno de sus vídeos en las redes sociales en las que afirmaba que pasará a la historia como “el peor concejal de Turismo de todos los tiempos, marzo será un batacazo de órdago” y con ese “cuento chino” incluido. ¿Cómo se toma esas polémicas?

El vídeo no le había ofendido a nadie, lo hice con toda la buena intención utilizando una parábola que además a mí personalmente en un momento difícil me sirvió mucho. Lo hice para mandar un mensaje de ánimo. Lo primero que tiene que aprender una persona es a reírse de sí mismo, saber cuáles son sus puntos fuertes y ser capaz de desprogramarse, por eso conté la parábola. La polémica que vino después de su publicación se generó desde la política, porque no existía hasta que los propios grupos políticos empiezan a generarla a través de sus mecanismos. La indignación es la emoción humana más fácil de crear en una persona desde fuera. Es más fácil indignarla que meterle miedo, y hay políticos que eso lo saben hacer muy bien.

Sus declaraciones siempre conllevan críticas…

Es una cosa que siempre me ha pasado. Hace un tiempo sufrí una crisis muy profunda en la que todo el mundo me decía lo que tenía que opinar y lo que tenía que pensar, no aceptaban mi forma de ser, por lo que no me compensaba vivir. Aguanté y fue como una escalera, poco a poco fui saliendo del pozo. Desde ese momento, creo que vivo de más. En la sociedad en la que vivimos en el que impera un puritanismo absurdo, cualquier persona que manda un mensaje diferente, sobre todo si viene de la política, es motivo de escarnio público, y luego pedimos que los políticos sean claros… yo lo asumo, tampoco hay muchas más opciones.

Igea también cargó contra usted recientemente. Dice que está “en el partido equivocado”.

Igea nunca ha sido una persona que acepte las críticas, es muy poco tolerante y no le gusta que nadie le diga algo diferente a lo que piensa. Está saturado, no puede ver las cosas claras. Lo que debería hacer es dar un paso atrás, y desvincularse de la desescalada, no lo va a hacer porque es una persona con muy poca autocrítica. A mí no me gustó saber que Castilla y Léon reunía los requisitos mejor que otras comunidades autónomas y que lo dijera una semana después, podía haberlo dicho al menos para poder discutirlo.

Respecto a lo de que estoy en el partido equivocado, no me tomo las palabras como un ataque, si no como algo que viene de una persona que tiene dolor por dentro, no me siento ofendido, de hecho, no pido sus disculpas. Él ahora mismo con tantas decisiones equivocadas que ha ido tomando en los últimos meses está en una situación que no sabe gestionar.

También hay críticas positivas. La última, por la parte que le toca, es ese acuerdo histórico que se ha puesto en marcha desde el Ayuntamiento respaldado por todos los grupos políticos y supondrá una inversión de 28 millones de euros. Incluye nueva línea de ayudas para las familias vulnerables, el pago a proveedores se reducirá a 10 o 20 días, se duplican las subvenciones para la rehabilitación de viviendas y habrá ayudas directas de hasta 3.000 euros para empresas y autónomos, entre otras. ¿Cómo lo valora?

Lo valoro desde un punto de vista humano. Un grupo humano se ha preocupado de poner en marcha una serie de medidas que entiende que son las mejores, y para eso lo primero cuando te sientas es no pensar que lo que tú hagas es lo mejor del mundo. Creo que son las medidas correctas que vienen a aliviar la situación de muchísimos salmantinos. Tengo claro que como político no tienes que ser tan inmediato a la hora de dar a las personas lo que te están pidiendo en momentos de mucha confusión. A nosotros nos han presionado para agilizar medidas, pero nos mantuvimos firmes sin parar de trabajo. Hemos hablado con responsables de sectores económicos, sociales, empresariales, sindicatos… y partir de eso, con el dinero que tenemos, hemos hecho un paquete de medidas que creemos que va a ser el que más se va a justar a la realidad. Ante un problema de esta magnitud, no servían las prisas. Vamos a cumplir con las necesidades de los salmantinos.

Recuperar esas pérdidas económicas es imposible… ¿se pueden contabilizar?

Lo que se ha perdido ha sido mucho, las cifras son fáciles de recuperar, porque las empresas se han parado al 100%. Cero euros de ingresos y todos los gastos. La situación ha sido catastrófica, pero podemos mirar al futuro y salir de esto. En lo que corresponde al turismo, ya tenemos reservas, hay demanda. En Salamanca estamos trabajando para fomentar el turismo interior informando siempre de las medidas y de la situación real que hay. 

Respecto a la hostelería, el Ayuntamiento ha recibido cerca de 300 solicitudes de establecimientos hosteleros de la ciudad interesados en ampliar el espacio de terrazas de forma transitoria. ¿Ve posible dar una respuesta positiva a todas esas empresas? ¿Cómo va a afectar eso a la imagen de la ciudad en la calle con nuevas calles peatonalizadas?

Más de un centenar de solicitudes ya se han tramitado, y no queremos parar. Las crisis siempre dan nuevas oportunidades, y una de esas va a ser por ejemplo esa peatonalización de las calles que se tenía que haber hecho y ya está funcionado… Sí tiene un buen resultado, es evidente que pueden tener una permanencia en el tiempo. El Ayuntamiento como institución pública le estamos mandando al sector de la hostelería un mensaje de apoyo, estamos con ellos.

Los responsables de las escuelas de español de Salamanca también han sido uno de los colectivos más dañados de esta crisis sanitaria y sus demandas también se contemplan en ese acuerdo municipal. ¿Cuáles son ahora sus inquietudes y por qué situación realmente están pasando?

Es uno de los sectores más importante de esta ciudad, es un sector puntero en todo el mundo y son un ejemplo para todos. Fueron los primeros que empezaron a notar la crisis porque empezaron a cancelar reservas, fueron los primeros que tomaron medidas y quiénes entendieron que esto sería para largo, por lo que ahora están trabajando duro para volver con todas las garantías manteniendo las medidas de seguridad y su imagen impecable que les ha convertido en referente.

La primera ayuda que necesitaban era la financiación, ellos necesitan líneas de liquidez para poder aguantar, para poder mantener los gastos que están teniendo y nosotros les hemos ayudado con los créditos. Además, hemos habilitado una línea de ayudas para las comisiones de apertura, para los gastos de estudio, para intereses del primer año… Tienen una imagen al exterior que hay que mantener, estamos hablando que es la principal industrial del mundo de enseñanza del aprendizaje del español.

¿Cómo valora como responsable político la gestión sanitaria de los diferentes estamentos: Ayuntamiento, Junta de Castilla y León y Gobierno?

En lo que me corresponde, que es el Ayuntamiento, yo en esta crisis sanitaria le daría una matrícula de honor, en esta cuarentena he visto como se ha trabajado a destajo desde el Ayuntamiento, no se ha parado para buscar soluciones con las familias que estaban viviendo situaciones realmente dramáticas. Nos hemos anticipado a lo que se veía venir, ninguna de las decisiones nos ha pillado de sorpresa.  Nos hemos anticipado a todas las necesidades con previsión.

Respecto a la Junta y al Gobierno, hablo en conjunto puesto que la Sanidad se encuentra compartida. Está claro que hay un error de fondo, y la base es el 8-M. Si ese día para el Gobierno no había ninguna amenaza cuando ya veíamos lo que estaba pasando en Italia, está claro que no se tomaron las medidas correctas viendo lo que ha venido después. Ya que no supieron adaptarse creo algo tendrán que corregir. Es fácil dudar de su gestión porque los hechos así lo demuestran.

¿Suspenso entonces para el Gobierno?

Es un tema de humanidad, de las personas que están allí. España se está polarizando, esta crisis nos ha permitido verlo de forma muy clara. Ahora la gente está viendo como han trabajado y pueden valorar mejor. Una opción es el Gobierno y la otra es valorar como en otras instituciones de otro color político se está trabajando. El Gobierno central tiene que dejar a un lado la rivalidad ideológica y ver más allá. En el Ayuntamiento teníamos claro que aquí no había política, aquí mirábamos por el bien común. En el Gobierno justo han hecho lo contrario.

¿Entiende el malestar de la gente y esas manifestaciones diarias que se han celebrado por las calles de Salamanca pidiendo la dimisión de Pedro Sánchez?

Hay que saber relativizar y ver la cosas en su conjunto. Es positivo que la gente salga a la calle si cree que debe hacerlo. Yo he sufrido escraches. Yo no soy nadie para decirle a la gente cuál es el momento de salir a la calle, lo mejor que tenemos en este país es la libertad de expresión y nos la estamos cargando cada vez que cuando alguien nos dice lo que no nos gusta les insultamos. Yo lo sufro continuamente en mis carnes por decir lo que pienso.

¿Es posible que esa fracturación social se reconduzca?

Sí, estoy convencido, si no, no sería de Ciudadanos, me quedaría en casa. Lo que está pasando ahora mismo es muy grave pero nos puede dar la oportunidad de tener una mirada hacia dentro, encontrarnos a nosotros mismos y lograr un equilibrio para que la sociedad despierte.

¿Cómo define el papel de Ciudadanos en esta crisis?

La situación que ahora mismo pasa Ciudadanos es la mejor en la que hemos estado nunca. Es un partido que crece sobre las dificultades, hemos estado siempre a punto de desaparecer y es un partido que tiene ya mucho callo hecho. Aparentemente, en las encuestas somos irrelevantes, con lo cual somos una voz de conciencia en la que nadie se siente tan amenazado y podemos hablar más libremente. Esa situación es justo la que necesita España. No me cabe duda de que, si el país se reconduce hacia posiciones más moderadas, Ciudadanos será el referente, de hecho, nos hemos quedado como único referente.

Para acabar, ¿habrá Ferias en septiembre en Salamanca?

Una de las cosas que se han pactado en ese pacto en el que han intervenido todos los sectores económicos y sociales es que en la medida que se pueda se mantenga la programación, porque el sector cultural es un referente en esta ciudad, somos una ciudad en la que la cultura es básica. La idea es poder sin duda celebrar las Ferias en las medidas que se pueda. Va a haber Ferias muy probablemente, ahora lo que tenemos que trabajar es el cómo, definir la forma.

  • Fernando Castaño en las instalaciones de SALAMANCA AL DÍA | A. Merino