Sábado, 24 de octubre de 2020

La pandemia refuerza al sector de carnicería como comercio de cercanía

El sector  afronta la entrada en fase 1 reforzada por la confianza de los consumidores durante estos meses de estado de alarma, en la que prácticamente todos los establecimientos han permanecido abiertos
Imagen de archivo de un establecimiento del sector de carnicerías

El sector de carnicerías afronta la entrada en fase 1 reforzada por la confianza de los consumidores durante estos meses de estado de alarma, en la que prácticamente todos los establecimientos han permanecido abiertos. Según la encuesta elaborada por la nacional Cedecarne, de la que forma parte Aescarne, sobre la situación del sector de tras la crisis generada por el COVID-19, los establecimientos de carnicería minoristas han logrado mantener las ventas gracias al fomento de nuevos canales de venta con los que atender la demanda de los consumidores.

De hecho, el 62% de las carnicerías consultadas cree que en los próximos meses se potenciará el comercio on line y el 40% considera que crecerán las compras en las el comercio de proximidad, tanto en las carnicerías especializadas como en los mercados.

En este sentido, desde Aescarne, asociación integrada en Confes, se señala la buena acogida que ha tenido entre los consumidores los nuevos canales de venta implantados durante la pandemia como las compras on line o los encargos via WhatsApp y recogida en establecimiento. Así se recoge en esta encuesta, que concluye que el 53% de los encuestados mantendrá las ventas a domicilio que tenía antes de la pandemia, y un 33% afirma que continuará con ello porque ha descubierto que aporta valor a su negocio.

Sin embargo, la encuesta recoge la necesidad del sector de adaptarse tecnológicamente ya que 47% no tiene página web pera venta on line pero considera que es necesaria, y un 28% la tiene, 16% la va a tener próximamente.

Ventas y consumo de carne

En cuanto al impacto del COVID-19 en cesta de la compra, el 47% señala que ha mantenido su venta de vacuno y de 34%, la de ovino; mientras que para un 37% ha crecido el consumo de porcino y para un 27% el de producto elaborado y de charcutería. Un 46% señala que ha crecido mucho las ventas de carne de pollo y otras aves.