Martes, 29 de septiembre de 2020

Las franjas horarias acaban para las localidades con menos de 10.000 vecinos, si no superan los 100 habitantes por km²

Los establecimientos de hostelería y restaurantes pueden reabrir al público para el consumo en el local, salvo los locales de discotecas y bares de ocio, con las mismas normas que establece la orden ministerial que regulaba la fase 2 de desescalada

El Ministerio de Sanidad ha publicado este viernes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una nueva orden ministerial en la que se flexibilizan las restricciones para pequeños municipios de hasta 10.000 habitantes y entes locales de ámbito territorial inferior que estén fase 0 o 1 en el proceso de desescalada.

Esta medida afectará a las localidades que no superan los 100 habitantes por km², con lo que no se podrá aplicar en algunas de nuestra provincia, como Peñaranda de Bracamonte, Alba de Tormes, Béjar, Ciudad Rodrigo, ni en los municipios del Alfoz, sin embargo, si que será posible en Guijuelo.

En el caso concreto de Castilla y León, donde hay 2.248 municipios según los últimos datos del Padrón Continuo a 1 de enero de 2020, esta orden afectará a un total de 2.225 poblaciones, 2.009 en el tramo de hasta 1.000 habitantes, donde reside el 18,3 por ciento de la población de la Comunidad, y otras 216 localidades en el tramo de 1.001 a 10.000 habitantes, donde vive el 25,0 por ciento de los castellanoleoneses.

De este modo, quedan fuera de la norma los 14 municipios de entre 10.000 y 50.000 habitantes, donde vive el 12,5 por ciento de la población; los 5 que hay en el tramo de 50.001 a 100.000, con el 13,1 por ciento de los censados, y los cuatro que superan los 100.000, con el 31,1 por ciento de los empadronados.

En virtud de la nueva orden ministerial, no serán de aplicación las franjas horarias para los desplazamientos de la población infantil ni el límite de un adulto responsable y hasta tres niños menores de 14 años por lo que podrán realizar dichos desplazamientos todos los convivientes en un mismo domicilio.

También se relajan las condiciones para realizar actividad física no profesional al aire libre que se podrá practicar en el término municipal o, en su defecto, a una distancia máxima de cinco kilómetros, incluyendo municipios adyacentes, "siempre que se encuentren dentro del ámbito de aplicación de esta orden y pertenezcan a la misma unidad territorial de referencia".

Asimismo, se da vía libre a los mercados que desarrollan su actividad al aire libre o de venta no sedentaria en la vía pública, comúnmente denominados mercadillos, que podrán proceder a su reapertura, con preferencia a los productos alimentarios y de primera necesidad, y "procurando que sobre los productos comercializados en los mismos se garantice su no manipulación por parte de los consumidores".

En este caso, los ayuntamientos y los órganos de gobierno de los entes locales de ámbito territorial inferior al municipio, según corresponda, establecerán los requisitos de distanciamiento entre puestos y las condiciones de delimitación del mercado con el objetivo de garantizar la seguridad y distancia entre trabajadores, clientes y viandantes.

El artículo 6 establece que los establecimientos de hostelería y restaurantes pueden reabrir al público para el consumo en el local, salvo los locales de discotecas y bares de ocio, con las mismas normas que establece la orden ministerial que regulaba la fase 2 de desescalada.

Se libera así de las restricciones anteriores a los municipios que tengan menos de 10.001 habitantes y una densidad de población inferior a 100 habitantes por kilómetro cuadrado.

"Se pretende flexibilizar alguna de las restricciones aprobadas en distintas órdenes ministeriales para estos municipios de menor población y densidad, de modo que los municipios que se encuentren en unidades territoriales en fase 0 y 1 puedan acogerse a algunas de las medidas previstas para la fase 2, lo que sin duda contribuirá a que recuperen paulatinamente la vida cotidiana y la actividad económica", señalan desde Sanidad para justificar la nueva orden en su exposición de motivos.

Para reabrir al público los bares y restaurantes y consumir en el local, Sanidad se remite a la orden que regula la fase 2. Es decir, que no se supere el cuarenta por ciento del aforo, que sólo se pueda servir en mesa, y preferentemente mediante cita previa. En ningún caso se admitirá el autoservicio en barra.

BOE del 22 de mayo donde se incluyen estas medidas (281 Kb)