Miércoles, 3 de junio de 2020

Castilla y León registra desde el inicio de la pandemia un exceso de 3.500 fallecimientos  

El número de defunciones observadas desde el inicio de la pandemia (18 de marzo y hasta el 7 de mayo) ascendería a 6.738 en la comunidad, frente a una mortalidad estimada de 3.164 fallecidos, lo que se traduce en un exceso de mortalidad por todas las causas del 113%
Imagen de archivo del cementerio de Salamanca

Tras dos largos meses, el descenso en el número de contagios por coronavirus ha contribuido a reducir notablemente las cifras de fallecidos tanto en la provincia de Salamanca como en el conjunto de Castilla y León. Sin embargo, el impacto del coronavirus ha sido demoledor como atestiguan las cifras de fallecimientos. Castilla y León ha registrado en un mes y medio un exceso de 3.574 muertes, un 113% por encima de lo esperado desde el inicio de la pandemia, según el último informe del Sistema de Monitorización de la Mortalidad (MoMo) y que periódicamente publica el Instituto de Salud Carlos III. 

Castilla y León sigue siendo una de las comunidades autónomas que arroja uno de los porcentajes de exceso de mortalidad por todas las causas más elevados de España. El número de defunciones observadas desde el inicio de la pandemia (18 de marzo y hasta el 7 de mayo) ascendería a 6.738, frente a una mortalidad estimada de 3.164 fallecidos. El exceso es similar en hombres (111%) y en mujeres (110,5%), y se concentra en los mayores de 74 años (126%), seguido del grupo de edad de 65 a 74 años (86%). En este periodo, del total de fallecidos por todas las causas, 5.589 eran mayores de 74 años, con un exceso de 3.116 muertes por encima de la media. 

A medida que se ha ido controlando la expansión del virus este exceso de mortalidad tam bién se ha reducido, ya que se situaba en un 158,5% en las primeras semanas de la pandemia, (entre el 17 de marzo y el 10 de abril). 

Aunque el coronavirus ha tenido un impacto sin precedentes, lógicamente no todo el exceso de muertes se puede achacar a la Covid-19. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, señalaba hace unos días en rueda de prensa que   “esos incrementos son estadísticos y se tienen que asociar luego a una causa. No podemos decir a qué se deben esos incrementos. No sabemos si se deben a un accidente de tráfico enorme, a infartos, al coronavirus o a cualquier otra enfermedad”. Según el último informe del MoMo, en España se ha registrado un exceso de mortalidad de 30.706 entre el 17 de marzo y el 20 de mayo. Cifras que podrían ser aún más elevadas, ya que como señala el informe en sus conclusiones, “en el momento actual observamos un retraso en la notificación de defunciones en los registros civiles de varias comunidades autónomas”. 

Registros civiles

MoMo identifica las desviaciones de mortalidad diaria observada con respecto a la esperada según las series históricas de mortalidad, y permite estimar de forma indirecta el impacto de cualquier evento de importancia en salud pública. Su principal fuente de información son las defunciones por todas las causas que se obtienen diariamente de 3.929 registros civiles informatizados del Ministerio de Justicia, correspondientes al 92% de la población española.