Miércoles, 27 de mayo de 2020

Cerca de 300.000 autónomos cerrarán su negocio este año y el 33% prevé despedir a gente, según ATA

Esta encuesta concluye que un 40,5% dice que en principio seguirá con su actividad, pero que "no tiene claro si podrá continuar"
El presidente de ATA, Lorenzo Amor. Foto EP

Cerca de 300.000 autónomos (el 10,3 por ciento) prevén cerrar su negocio este año, aunque un 47,1 por ciento de los trabajadores por cuenta propia afirma que seguirá con su actividad y que no tiene pensado cerrar, según se desprende de una encuesta realizada por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

El 40,5 por ciento de los encuestados dice que en principio seguirá con su actividad, pero que "no tiene claro si podrá continuar o tendrá que cerrar". Respecto al empleo, uno de cada tres autónomos tiene previsto disminuir su plantilla en los próximos meses, frente a un 45,2 por ciento de los autónomos sí tiene pensado mantener a sus trabajadores.

También han remarcado que esperan que su facturación disminuya a lo largo de este año y hasta un 72,5 por ciento prevé que esta caída sea de más de un 40 por ciento. Tan solo un 1 por ciento de los autónomos espera cerrar este año con unos ingresos superiores a los registrados en 2019.

Preguntados por la vuelta a la actividad, un 39,7 por ciento de los encuestados dice que aún no han podido iniciar su actividad durante la desescalada. Sobre por qué no han vuelto a retomar su trabajo, casi el 46 por ciento ha afirmado que es porque su actividad no está permitida, pero un 29,3 por ciento ha explicado que no le compensa abrir con las condiciones actuales. No obstante, un 19,4 por ciento ha señalado que retomará su actividad en las próximas semanas.

De los autónomos que ya tienen su actividad en activo, un 59,1 por ciento ha destacado que su negocio está funcionando al 30 por ciento, mientras que solo un 5,8 por ciento dice que está trabajando al 100 por ciento.

En lo que va de año, aunque solo un 3,8 por ciento de los trabajadores por cuenta propia se han dado de baja del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), un 90,6 por ciento apunta que su facturación ha disminuido. Por el contrario, se encuentran el 1,8 por ciento de los autónomos que dicen que su facturación ha aumentado, aunque aseguran que la subida ha sido del 20 por ciento "como mucho".

Además, la encuesta apunta que casi un 70 por ciento de los encuestados ha señalado que ha registrado descensos de la facturación superiores al 60 por ciento, mientras que un 37,1 por ciento afirma que el descenso de sus ingresos ha sido del 100 por ciento.

Sobre la morosidad, cuatro de cada diez encuestados dice que padece morosidad, frente a un 54,4 por ciento que dice que no se ha visto afectado por la morosidad pública y privada durante la crisis del coronavirus.

Por otro lado, ATA ha preguntado sobre la dificultad de adaptar su negocio a las medidas sanitarias. Respecto a esto, el 44 por ciento ha destacado que ha sido complejo adaptar su actividad a las normas que se han impuesto. Respecto a la inversión, casi un 60 por ciento ha señalado que la inversión que han tenido que hacer no ha superado los 500 euros.

EL 45,6 por ciento HA ACCEDIDO AL CESE POR ACTIVIDAD

La encuesta también ha puesto de relieve que un 45,6 por ciento de los autónomos encuestados han accedido a la prestación extraordinaria de cese de actividad, pero un 53,3 por ciento ha respondido que no se ha podido beneficiar de la misma, bien porque no han cerrado completamente su negocio (43,1 por ciento) o porque no cumplían con los requisitos (21,2 por ciento).

Preguntados sobre la ampliación del cese de actividad hasta el 30 de junio, el 83 por ciento se ha mostrado a favor. En esta línea, un 70 por ciento de los encuestados creen que esta herramienta se debería ampliar hasta después de verano para algunos sectores que no van a poder recuperar la normalidad en el corto o medio plazo.

Respecto a las líneas ICO, un 35 por ciento ha afirmado que ha pedido financiación, frente a un 65 por ciento que dice que no. Dentro de este 35 por ciento, según ATA, solo se la han concedido ya a uno de cada dos (51 por ciento). De estos, el 23,4 por ciento dice que le han dado el préstamo sin problemas y con condiciones ventajosas, un 20,4 por ciento dice que, aunque se lo han concedido sin problemas, las condiciones no son ventajosas, y un 7,2 por ciento afirma que le han concedido un importe menor al solicitado.

El estudio también señala que el 52 por ciento de los trabajadores por cuenta propia con trabajadores a su cargo ha realizado un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE). En el lado más negativo se encuentran un 16,6 por ciento de los autónomos que afirman que se han visto obligados a despedir y a reducir su plantilla.

Además, destaca que siete de cada diez autónomos que han realizado un ERTE han confesado que no podrán mantener a toda su plantilla durante seis meses y solo un 18 por ciento ha apuntado que podrá mantener toda su plantilla durante los próximos seis meses.