Miércoles, 27 de mayo de 2020

El 112 comienza a asumir la gestión del número 900 222 000 de información sobre el coronavirus 

El Servicio de Emergencias recupera una media de 3.129 llamadas diarias tras superar las 4.200 en marzo y caer a 2.900 en el confinamiento

Servicio de Emergencias 112 de Castilla y León

El personal del Servicio de Emergencias 112 de Castilla y León ha comenzado a asumir la labor que durante la crisis por la COVID-19 ha desarrollado la sala de atención habilitada del número 900 222 000 de información sobre el coronavirus una vez superados los momentos de mayor tensión soportada por este servicio, al tiempo que prepara una nueva sala para ampliar su capacidad en una ubicación distinta a la que alberga el grueso de sus instalaciones.

Así lo ha indicado este miércoles la directora general de la Agencia de Protección Civil de Castilla y León, Irene Cortés Calvo, durante su comparecencia ante la Comisión de Fomento y Medio Ambiente de las Cortes para informar de las medidas adoptadas por su organismo para afrontar la pandemia. De este modo, ha explicado que la labor de este teléfono gratuito ha empezado ya a asumirse por el Centro Coordinador de Urgencias en el turno de noche y de forma balanceada en el resto esta misma semana, con la vista puesta a hacerse cargo por completo al finalizar este mes de mayo.

En cuanto a la nueva sala de respaldo para el servicio 112, Cortés ha detallado que ésta contará con una capacidad máxima de 30 puestos de trabajo distribuidos en tres plantas en una ubicación distinta a la de los centros coordinadores de Urgencias y Emergencias y de la propia Agencia de Protección Civil, lo cual se intentará llevar a cabo "a la mayor brevedad".

Entre los datos ofrecidos por la directora general de la Agencia destacan la vuelta a la media habitual de llamadas diarias al 112, con 3.129 actualmente -antes de la crisis rondaban las 3.264-, después de haber rebasado las 4.200 durante el estallido de la pandemia en Castilla y León y de haber caído hasta las 2.900 en la etapa de confinamiento más estricto. En concreto, ha desglosado que en marzo, mes en el que se decretó el estado de alarma, se registró un total de 130.197 llamadas, con una media diaria de 4.200 llamadas, mientras que en abril -con la población ya confinada y, por tanto, con una disminución de las emergencias habituales no relacionadas con el virus- se redujeron hasta las 89.391 llamadas.

Normalidad

Irene Cortés ha considerado que esto supone un "síntoma" de acercamiento a la normalidad, tras un diez por ciento menos de llamadas recibidas en abril, cuando disminuyeron todos los incidentes relacionados con actividades exteriores, lo que se tradujo en un descenso de los accidentes de tráfico en un 50 por ciento, de los atropellos en un 55 o de los incidentes sanitarios en el exterior en un 52 por ciento

Frente a esto, las consultas sobre el coronavirus se incrementaron en un cien por cien, mientras que los incidentes sanitarios en domicilio y las quejas por ruido --ambas derivadas del encierro en los hogares-- crecieron un 53 por ciento cada una.

La directora general de Protección Civil ha repasado en las Cortes las actuaciones de refuerzo aplicadas en el 112, con tres nuevas salas de operación puestas en marcha durante la crisis, incluida una externa con 30 operadores en turno de mañana y tarde y otros cinco de noche para atender el 900 222 000, a lo que se suma el personal de reserva dispuesto para atender bajas.

Asimismo, ha desglosado las medidas de prevención de contagios en este centro, con instrucciones a los trabajadores, dispensadores de desinfectante, kits de limpieza, mayor espacio entre puestos de trabajo, teclados y ratones personales que el trabajador se llevaba al acabar su turno para evitar que otro compañero lo usara, toma de temperatura al inicio y final de la jornada, realización de test a estos profesionales, así como varias desinfecciones totales en las instalaciones y reparto de mascarillas y habilitación del teletrabajo en los puestos en los que fuera posible.