Jueves, 13 de agosto de 2020

Desenjaule progresivo

La mejora de los datos respecto al coronavirus tras el confinamiento de la población, decretado hace dos meses en la declaración de estado de alarma, ha conllevado que se inicie ya una desescalada gradual en el país, que poco a poco intentará volver a la normalidad previa a la pandemia.

En el caso de nuestra provincia, el gobierno de la comunidad autónoma ha fijado la desescalada en torno a las zonas básicas de salud (ZBS), con un criterio que en principio era el de 0 casos y posteriormente se ha flexibilizado ligeramente para que puedan pasar a fase 1 zonas que tengan algún caso pero en las que estos supongan un número prácticamente irrelevante.

En el caso concreto de Las Arribes, cabe señalar que ya han pasado a fase 1 las zonas de salud de Lumbrales y Aldeadávila de la Ribera, siendo la ZBS de Lumbrales una de las áreas sanitarias donde los casos de coronavirus han sido cero en las dos últimas semanas, situación que también se da en otras zonas de la Raya con Portugal, como la Alta Sanabria, Aliste y Fuenteguinaldo, así como, en el noreste de nuestra provincia, en la zona de Cantalapiedra

En el último medio mes, no obstante, se ha apreciado una paulatina mejora de la situación en la región, quedando ya solo una zona de salud en “rojo” según los datos de los últimos quince días, siendo el caso de la ciudad de Toro, en la provincia de Zamora, que registra a su vez los peores datos de la comunidad autónoma, seguida de Alba de Tormes, Béjar, Linares de Riofrío y la ZBS Puerta Nueva de la ciudad de Zamora.

Sin embargo, en la última semana los datos han mejorado notablemente en Alba, Béjar y Linares, cuyas zonas se han teñido de amarillo al bajar su porcentaje de enfermos, mientras que la zona norte del alfoz de Salamanca y la ZBS de La Alamedilla de la capital provincial han pasado a zona naranja en los últimos siete días, siendo las dos únicas áreas sanitarias de la provincia por encima del 0’40% de enfermos sobre tarjetas sanitarias en la última semana.

En el lado opuesto, han sido varios los distritos sanitarios salmantinos que no han registrado ningún caso nuevo de coronavirus en los últimos siete días, siendo el caso de las ZBS de Tamames y Ledesma, así como Aldeadávila (que ya está en fase 1) lo que a priori facilitará la desescalada y vuelta progresiva a la normalidad de dichas áreas.

Sin embargo, pese a ello, las zonas de Ledesma y Tamames no han sido incluidas en la propuesta de zonas para las que se solicita el paso a fase 1 por parte de la Junta al Gobierno. Sí se ha propuesto, por otro lado, que pasen a dicha fase las zonas de Cantalapiedra, Calzada de Valdunciel, Matilla de los Caños del Río, Peñaranda de Bracamonte, Fuenteguinaldo y Fuentes de Oñoro, que se unirían a las ZBS de Lumbrales, Aldeadávila, Robleda y Miranda del Castañar como áreas salmantinas en fase 1.

En todo caso, pese a la mejora de los datos, el aún alto nivel de ocupación del complejo hospitalario de Salamanca en camas UCI y de planta, obliga a que los ciudadanos actuemos con cautela y responsabilidad en nuestro día a día, independientemente de la fase en que se halle nuestra zona sanitaria, de cara a evitar un repunte en el número de casos, que podría poner en peligro de colapso de nuevo a los hospitales.

Por ello, sigamos tomando las precauciones necesarias para evitar los contagios, pues la pandemia aún no ha tocado a su fin, ya que de la responsabilidad de todos en la desescalada dependerá que no toque desandar parte del camino andado y no echar por tierra los sacrificios realizados hasta ahora por nuestra sociedad.