Miércoles, 3 de junio de 2020

Vida y muerte de Joselito (el gallo) en su centenario

“En lo alto de la Giralda crespones negros han puesto, con letras grandes que dicen: “¡ El rey de los toreros ha muerto”!

AL HILO DE LAS TABLAS

 VIDA Y MUERTE DE JOSELITO (El Gallo) EN SU CENTENARIO

 

Dice Enrique Minguet (“pensamientos”), Critico y reportero de la época, que creyó que, cuando vio una tarde torear a Joselito en Madrid, (5-4-1920), sería imposible volver a ver lidiar, torear, y estar en maestro dominador como el torero de Gelves. Si: comenta el revistero, fue la corrida de beneficencia, se anunciaron toros de Vicente Martínez, confirmaba Sánchez Mejías, eran ocho los toros y en el cartel a mayores figuraban de testigos Juan Belmonte y Varelito. La tarde superior ¡Gallito!, ¡sencillamente colosal!

En su última tarde en Madrid día de san Isidro, Gallito lidio dos toros de distintas ganaderías (Medina Garvey) y (Salas), estuvo dominador pero con una apatía, que no se le conocía, como si presagiara su horrible tragedia al día siguiente. – tras ella-.

Fue el medico Dr., Francisco Luque, quien redacto el parte facultativo. Su cuerpo fue trasladado a Madrid donde tenía casa en Arrieta 12, era presidente del Montepío de toreros, paseado entre tremenda multitud por Madrid, hasta la estación de Atocha, su llegada a Sevilla fue recibida con pasión, incluso, cerro el comercio en señal de duelo, en el cementerio de San Fernando de Sevilla se alza un mausoleo, inspiración Benlliure, donde reposan los restos del torero más grande de la tauromaquia y que, después de un siglo de aquel acontecimiento volvemos a recordar, al igual que a toda una dinastía de familiares, que dio más luz y gloria al arte, a la leyenda, y al recuerdo sincero de la familia taurina.

Su intuición, su talento, la claridad de ideas para ver rápidamente los toros  los toros le convierten rápidamente en un maestro. Como el mismo dijo en una ocasión, “mejor torero yo, pero torea mejor Juan”.

“el toro de su alternativa se llamaba “caballero”- de Moreno Santamaría, el testigo fue  Antonio Pazos. “En solo nueve años de alternativa Joselito toreo 680 corridas y mato 1.569 toros, aunque lidio 1.591, contando las corridas portuguesas, donde toreo sin matar 22 toros. Alterno con todos los matadores de la época, sin rehuir no vetar ninguno. Con su gran rival Belmonte alterno 257 tardes. Siendo el número uno, mato 43 corridas de Miura y su afición y coraje le llevaron a torear veintidós corridas en solitario.

José Miguel Isidro, fue bautizado el 15 de Mayo, día de san Isidro, y en su honor lleva el nombre de Isidro en tercer lugar- paradojas un 15 de Mayo fue su última tarde en Madrid-, debutó con picadores en Madrid en 13 de Junio de 1912. Se negó a matar la novillada prevista por respeto a la afición y toreo una autentica corrida de toros de Eduardo Olea. Fue la plaza en la que más toreo. Seis veces de novillero y 81 de matador.

El día del patrón San Isidro, cuentan, que un aficionado muy enfadado le grito, lanzándole una maldición. “¡Ojala te mate mañana un toro en Talavera!”, verdad o mentira el vaticinio se cumplió, y Joselito cayó muerto ante “Bailaor”, otra paradoja, por parte de madre bailaoras y cantaores hubo varios.

Versos, coplas y canciones fueron apareciendo como una pandemia por todo el territorio, era un tiempo de la España elegante, por un lado, y por otro aquella que empeñaba el colchón, y otros ajuares, por salir del atolladero, y algunos por ir a los toros, tiempos difíciles, que aún no hemos perdido de vista- de otra manera claro-

En el repertorio tradicional de romances y cantares ocupan un papel importante, a partir del siglo XVIII, en que la fiesta taurina se populariza, los que se refieren a la lidia y sus héroes. Las ediciones en pliego de cordel se sucedieron, contribuyendo a mantener vivo un caudal que ha sido posible recoger de boca de campesinos y aficionados a la >>fiesta nacional>>, salvando no solo los textos, sino también su acompañamiento musical. La valentía, el arrojo, la cogida, la muerte, el llanto popular, son los temas que el pueblo ha preferido y conservado.

 

  Fermín González salamnacartvaldia.es          blog taurinerias