Viernes, 14 de agosto de 2020
Las Arribes al día

Obleas Pan de Ángel alcanza 80.152 usuarios en redes sociales durante la cuarentena

La empresa de las famosaas obleas de Cipérez aterrizó en enero en la comunicación 2.0 y ha sido capaz de adaptar su contenido durante la epidemia

Fabián Martín, ejemplo de emprendimiento con sus Obleas Pan de Ángel, un producto que se encuentra en miles de hogares de toda España

La empresa familiar Pan de Ángel, dedicada a la fabricación de obleas y afincada en la localidad salmantina de Cipérez, llegó a las nuevas plataformas digitales con el objetivo de informar sobre toda la actualidad de su día a día, su historia y sus planes de futuro, así como de la agenda cultural de Salamanca y su comarca. Con la declaración del estado de alarma, su blog se ha convertido en una herramienta fundamental para trasladar multitud de recetas y consejos que tienen el objetivo de amenizar los días del confinamiento. “Después de 150 años de historia, gracias a las redes sociales hemos alcanzado a más de ochenta mil personas durante la época de cuarentena”, afirma Fabián Martín, tercera generación de Obleas Pan de Ángel.

En apenas dos meses, el blog de Pan de Ángel ha logrado superar el millar de visitantes, ayudado por su difusión a través de los perfiles en Facebook (Obleas Pan de Ángel), Twitter (@ObleasPanDAngel) e Instagram (@obleaspandeangel), que han sumado cien mil doscientos doce impactos potenciales entre todas ellas gracias a la etiqueta #ObleasPandeÁngel, según los apartados de estadística de las distintas plataformas. A esto debemos sumarle las ochenta mil personas que han alcanzado los contenidos: 23.552 usuarios en Twitter, 3.697 en Instagram y 50.737 en Facebook.

Además, gracias al canal de YouTube de la empresa, los seguidores de Pan de Ángel han podido disfrutar de multitud de vídeos producidos con el objetivo de alentar a los salmantinos. “Queríamos apoyar a todas las personas que han seguido al pie del cañón durante la cuarentena, incluidos los trabajadores de nuestra casa”, comenta Fabián Martín, cuarta generación de Pan de Ángel. Tan solo uno de sus vídeos, “Orgullo charro”, ha superado las veinticinco mil reproducciones en las distintas redes, convirtiéndose así en un vídeo viral. En él, se homenajea a todos aquellos que combaten al virus en la provincia de Salamanca, desde los médicos a las fuerzas de seguridad, pasando por todas aquellas personas cuya labor se antoja fundamental para frenar la pandemia.

A través de estas herramientas, Pan de Ángel comparte con todos sus seguidores las decenas de recetas presentes en las plataformas online en las que el ingrediente principal es su reconocida oblea, mostrando así las grandes posibilidades que ofrece este producto en la cocina y ofreciendo un entretenimiento que ameniza las jornadas de confinamiento.

Con sus perfiles digitales, estrenados el pasado mes de enero, la empresa abrió una nueva vía de comunicación con sus clientes, tanto los habituales como los potenciales, permitiéndoles interactuar con los contenidos que se publican de forma periódica en los distintos espacios. En una época en la que Internet se antoja fundamental, Pan de Ángel ha demostrado una gran capacidad en la adaptación de sus contenidos a la situación que atraviesa el país. La reciente inauguración de estos perfiles supone un número reducido de seguidores que crecen cada día, lo que no impide una gran repercusión de los contenidos.

La historia de Pan de Ángel no es reciente, ya que lleva más de 150 años elaborando obleas desde Cipérez, en la comarca de Vitigudino. Por ello, resultaba inevitable recurrir a la comunicación 2.0, una apuesta segura que ayudará a estar permanentemente en contacto con todos sus seguidores. Una nueva ventana abierta al mundo que acerca a todo el mundo a Cipérez y a sus famosas obleas.