Miércoles, 3 de junio de 2020

Niños y adolescentes del covid-19

Cada martes y hasta que termine el confinamiento total, intentaré dar pinceladas sobre los efectos físicos y psíquicos del covid-19 en  niños y adolescentes

La primera barbaridad es no dejar salir más de tres hermanos… de locos ¿con el otro/os hijos que hacen?... me lo explicaran.

La sociedad actual, tiene hijos porque hay abuelos. No hay otra elección que convertir a los abuelos en padres vicarios (Persona que ayuda o sustituye a alguien en sus funciones) Muchos abuelos pasan más de 40 horas semanales con sus nietos, literalmente toda la semana laboral. Sin la ayuda de los abuelos, la economía española se va al garete.

"Solemos sobreestimar el corto plazo, en este caso el confinamiento, y subestimar el largo plazo que nos queda por cruzar hasta la otra orilla. Me pregunto cómo les va a impactar este cambio a nuestros menores a nivel generacional. Puede haber una regresión a los tiempos en que nuestra sociedad no conocía un sistema sanitario, desconocía las vacunas y se temía por la salud.   Sobrevivían los fuertes, los débiles pronto nos dejaban. Hay un miedo colectivo: a) los niños puedan transmitir el virus a la población mayor, esta creencia   puede generar un efecto negativo. Ahora de demasiado pronto para saberlo.

Los expertos en salud y control de epidemias llevan semanas advirtiéndonos. Una vez se levante  de forma total el aislamiento, la vida no regresará a la normalidad…  Nuestra forma de socializar cambiará, y quizá para siempre, o tal vez por un periodo de tiempo que serán años más qué meses. Rutinas tan básicas como pedirle a un abuelo que recoja a los niños del colegio pueden verse alteradas por miedo. Llevar a los niños a un parque infantil, o a ir al cine, generará muchas dudas y temores.

El confinamiento está resultando más largo y duro de lo esperado. Va tener consecuencias  negativas para todos, especialmente los niños. Pasarse cerca de tres meses encerrado, afectará a su desarrollo. La buena noticia, el tiempo perdido es reversible, si el niño vuelve a hacer ejercicio físico, ir al colegio y moverse en espacios abiertos.

Detener la actividad física bruscamente no es trascendente a corto plazo; pero estar casi 90 días sin apenas movimiento afecta a su musculatura y a su velocidad de crecimiento,  en los niños tiene mucho que ver con la compresión vertical de los cartílagos. Correr y saltar durante el día fomenta compresión, haciendo que durante la noche los niños crezcan. Me dirán: los niños andan por casa, no es lo mismo. La masa muscular, al llevar semanas sin hacer actividad física, tendrá una repercusión negativa al empezar a correr  sobre la masa muscular. Veremos niños con esguinces de tobillo, otros que tropiezan con facilidad, sobre todo  pequeñosde 3 a 5 años, donde los patrones neurológicos son  inestables. Pueden presentar problemas para coordinar el equilibrio, para volver a adaptarse a las medidas y distancias de su entorno. Nuestra vista se acostumbra a longitudes cortas. A partir de seis metros ya es el infinito para el ojo humano, en casa  todo  suele estar a menos de seis metros.

Les recomendé hace unos días a los padres y cuidadores un incremento de paciencia

 b) Por debajo de tres años son edades especialmente complicadas por tratarse de niños en pleno desarrollo, en el caso actual son 2 meses largos en los que no hubo el desarrolló  suficiente.  Les pongo ejemplos: un niño  ingresa en el hospital por enfermedad grave, neumonía, sarcoma, etc,  esos meses no se tienen en cuentan dentro del patrón de seguimiento, se asume que el niño no ha estado desarrollándose integralmente; al contrario, puede haber ido hacia atrás, este sobresalto en el desarrollo de los  pequeños " seguro que no va tener  incidencia  pasado un tiempo. Inferior a 3 años,  edades muy complicadas; puede ser un mes de casi no desarrollo.

Para minimizar el impacto del coronavirus hay que hacer la vista gorda en muchos detalles y comportamientos. Saltará en la cama, correrá por el pasillo, jugará con la pelota o hará juegos de luchas, bailes, volteretas. Y es bueno, en la medida de lo posible, permitírselo. No olvidemos que durante al verse privados de su vida “normal”  los niños pueden sentir inseguridad, miedo, incertidumbre, soledad, ansiedad… Hable con ellos acerca de lo que sucede, mantenga la calma,  ustedes son el patrón  y la base para que se sientan seguros. La rutina diaria estable les ayuda a generar un entorno seguro y facilita que los niveles de ansiedad e incertidumbre bajen.

Es de especial relevancia algo que muchos no se han parado a pensar: niños con problemas de desarrollo, autistas,  parálisis cerebral, epilépticos, en ellos  el efecto es totalmente negativo. Si tienen necesidad de terapia por diversas patologías: autismo, dislalaia,dislexia,hiperactividad, déficit de atención etc… cortar las sesiones  supone un gran problema.

Les animo como siempre a  buscar paciencia donde… sea, observar si alguno de los padres comete abuso sobre el niño o adolescente. Violación sexual, mal trato a la madre de palabra o acción, mal trato al niño “tu no vales para nadaaaa, ni lo vas a valer nunca” “te retorcerás las orejas y no echaras sangr”…  Comprendo que a muchos la situación puede desbordarlos, jamás descarguen sus frustraciones con los niños o estarán criando individuos con graves traumas para un futuro cercano.

Descubran juntos nuevas actividades… y sobre todo manténgase unidos… si es posible.