Miércoles, 3 de junio de 2020

Transformación digital de la sociedad

La emergencia sanitaria que ha traído el coronavirus nos ha empujado, casi a marchas forzadas, a la digitalización. La nota positiva es que España se encuentra en una buena posición, por lo que a las infraestructuras necesarias se refiere, para acoger la transformación digital de la sociedad. En ese sentido, un estudio de la Asociación Española de la Economía Digital, indica que tenemos “un mercado de telecomunicaciones maduro, que destaca por su despliegue de redes de alta velocidad, fijas y móviles”. Aunque en muchas zonas rurales todavía no hay señal o no llega con la suficiente calidad. Es preciso una mayor voluntad política y planes ambiciosos de implantación tecnológica en aquellas zonas, con la suficiente dotación económica, para cortar la sangría de la despoblación.

El punto más débil para la transformación digital son las capacidades digitales de la población española. Y ahí aparece la necesaria alfabetización digital, teniendo en cuenta el distinto nivel entre jóvenes, adultos y mayores. La pandemia y el confinamiento nos han llevado a todos a ejercitarnos en lo digital y las nuevas tecnologías, poniéndonos a prueba, ya sea para seguir clases a distancia, teletrabajar o para comunicarnos con familiares y amigos. Perdiendo, eso sí, el calor humano de la relación directa y presencial.

Cuando hablábamos de digitalización allá por los años noventa, lo veíamos como un proceso en desarrollo. Hoy, treinta años después, el proceso continúa, pero con avances y testimonios que confirman el carácter revolucionario que algunos intuíamos iba a tener, tanto por lo que comporta como por su universalización. Hasta tal punto se ha extendido la digitalización que, si no fuera por algunos aspectos de relaciones humanas directas y sociales que aún se mantienen vivos, perfectamente podríamos usar el término de “sociedad digitalizada” para referirnos al mundo en el que vivimos.

Porque, tanto en lo tecnológico como en lo informativo, lo verdaderamente revolucionario de las últimas décadas es la conversión de cualquier tipo de información a secuencias binarias, o lo que es lo mismo, conversión en dígitos, en bit. Un bit (del inglés Binary Digit) es la unidad mínima de información que puede tomar dos valores: 0 y 1. Es como el átomo de la información, el elemento básico de la digitalización, pero que no tiene tamaño, ni peso, ni color y que puesto en una ruta electrónica viaja a la velocidad de la luz hacia el destino asignado.

Sin duda, podemos hablar de un mundo digitalizado. Porque lo digital está en todas partes, llega a todos los lugares y ámbito de la vida de las personas. También, en ello se basa todo avance económico, tecnológico y hasta social.

La digitalización permite que información y actividades procedentes de soportes físicos muy diversos tales como el papel, fotografía, cable, espectro radioeléctrico, transistor, circuito impreso, cinta magnética o disco, puedan homogeneizarse en un denominador común: lo digital; ser procesados con una misma materia prima: el bit; y trasmitidos por la misma vía: la red, constituyendo así un único documento multimedia. Es así como recibimos la información de todo tipo.

Gracias a la digitalización se funden en un solo mundo digitalizado los mundos separados de la informática y sus ordenadores con el del audio, el del video, el de las imágenes fijas y el del texto escrito. La transformación digital es el cambio asociado con la aplicación del bit y las tecnologías digitales en todos los aspectos de la vida humana.

Así, la transformación digital de la sociedad en la que estamos viviendo, podemos considerarla como la tercera fase de esta revolución digital, tras la competencia digital alcanzada por medio de la alfabetización digital y el uso de las tecnologías digitales para actividades como el teletrabajo o para hacer más fácil la vida de las personas. Pero de eso hablaremos en otro momento. Ahora les dejo con Tam Tam Go y su “Atrapados en la red”, canción del año 2000, premonitora de lo que vendría:

https://www.youtube.com/watch?v=0UwrL8i1o9g

                                                                                               Aguadero@acta.es