Sábado, 6 de junio de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Cuando no es verdad, duele

Mayka Egido relata cómo está siendo el encierro en la calle Severo Ochoa y la queja infundada de un vecino

Hoy, 7 de mayo de 2020, día 55 de este encierro, he decidido escribir esta carta que igual no sirve de mucho, pero necesitaba hacerlo.

Desde el día uno de confinamiento, salgo a mi ventana con mi altavoz, por las mañanas a las 12 le pongo una canción para animar a mis vecinos, hasta el primer día de la desescalada fue resistiré, en diferentes versiones que la gente me iba enviando, para compartirlas con todos los vecinos, después he ido utilizando diferentes temas para levantar el ánimo, color esperanza de Diego Torres, no dejes de soñar de Manuel Carrasco, un cuadro de colores de Medina Azahara…. UNA, TAN SOLO UNA canción suena desde mi ventana cada día a las 12.

Por las tardes, para amenizarlas hacemos diferentes juegos tanto para niños como para mayores, para hacer más llevaderos estos momentos.  Unos días a las 19h y otros a las 20h (dependiendo de si tengo clase de zumba on-line), cuando salgo a la ventana pongo también UNA canción, desde el principio fue la de quédate en casa de Ariel de cuba, elegí esta por su ritmo y por su mensaje, que la gente entendiese que hay que quedarse en casa, con un único objetivo, y es que todo esto pase…. Esta canción es la que anuncia que llegó el momento de juego entre vecinos, bingo… pasapalabra… la lista de la compra… adivinanzas… y después la tradicional tertulia, en la que nos contamos como estamos, que vamos a hacer de cenar… y nos pasamos recetas y trucos de unos a otros…..

Todas las tardes a las 20h, sin faltar ni un solo día aplaudimos en nuestras ventanas, lo hacíamos y lo seguiremos haciendo…. Por todas esas personas luchadoras y valientes que han estado ahí desde el principio en primera línea, y que siguen estando,  ayudando y luchando por la seguridad y la salud de todos, por todos los que obligatoriamente tienen que salir a la calle y que lo hacen encantados porque saben que es la forma que tienen de ayudar un poquito a los demás.

A las 22h y también desde el principio del confinamiento, salimos a las ventanas encendiendo nuestras velas, y las luces de nuestros móviles, que se balancean al son de la canción “días tristes” de Lucia Gil, esa canción que nos acerca a los nuestros, que con su letra nos hace pensar en que todo esto pasará que volveremos a encontrarnos… y volveremos a brindar…. Nuestro silencio durante la canción nuestras velas y nuestras luces, son por todas esas personas que han perdido la vida por este ser invisible que llega sin avisar, y en poco tiempo destruye. Es nuestro pequeño HOMENAJE  hacia ellos.

Y pensaréis que a qué viene todo esto que os estoy contando y voy a explicar el motivo.

El tercer sábado de confinamiento , 4 de Abril, entre todos los vecinos, acordamos por la noche hacer una pequeña fiesta en las ventanas… sobre una media hora o así de 22:30h a 23h, cuando lo decidimos por la tarde… avise a toda la gente por el micrófono de si alguien tenía algún inconveniente, o estaba en contra de la idea que nos lo dijese que no pasaba nada y no se hacía, nadie dijo nada, yo di mi dirección para que se dirigieran a mí en el caso de que le molestase la idea y no recibí ninguna queja de nadie. Salimos a las ventanas, hicimos las linternas como cada día, y empezamos a poner música, a eso de las 23h, con la última cancón que iba a sonar , llego a mi ventana una patrulla de la policía local, un vecino había llamado para quejarse por la música, y ellos, haciendo su trabajo como es normal, vinieron a avisarme, yo lo entendí perfectamente, pero hubo algo de todo eso que no me gusto, y es que la persona que llamó a los municipales, podía perfectamente haber venido a mi casa, y decírmelo como ya había avisado varias veces, no creo que fuera necesario molestar a una patrulla, que creo que ahora mismo están para cosas más importantes que para esto, y simplemente con haberme dicho que lo quitara, hubiese sido suficiente, un mensaje... una llamada de teléfono…  Por supuesto desde ese día NO se volvió a poner música por la noche.

Pero ayer me pasó algo, que me dolió mucho,  sobre las 8 y algo, mientras jugábamos el bingo, los municipales volvieron a mi ventana, algún vecino, que me imagino que sería el mismo de la otra vez les había llamado para quejarse. Según la persona que llamó , les dijo que yo durante bastante tiempo al día me paso poniendo música a volumen molesto por la ventana, yo intente explicarles mi versión (la verdad) cosa que se puede comprobar ya que todo lo que pasa en mi ventana lo comparto por el Facebook y que todos los vecinos pueden corroborar, en mi ventana solamente suenan 3 canciones al día la de las 12, la de las 19 o 20h dependiendo el día, y la de las 22h (unos 10 min en total en 24h), pregunte a los agentes que si era por el bingo, que es lo que dura un poco más, y su respuesta fue negativa, es por la música.

PORQUÉ ESA PERSONA MIENTE?????

Solo tenía ganas de llorar sentía una impotencia enorme, la persona que haya llamado, MIENTE, esas son las 3 canciones que suenan en todo el día por mi ventana, me da rabia, que si algo les molesta no me lo digan a mí, pero me da muchísima más que utilicen mentiras para vete tú a saber que… Yo acepto todas las críticas que pueda haber sobre mí, nadie es perfecto y yo menos, pero por lo menos que sea CON LA VERDAD.

A la persona que llamó a la policía quiero decirle algo, lo que yo hago desde mi ventana, lo hago para entretener a la gente , a los niños a las personas mayores que sé que aunque no puedan salir a la ventana me hacen llegar sus mensajes de agradecimiento, porque  así se sienten un poco menos solos, para hacer estos duros momentos más llevaderos, para ayudar a los demás aunque sea un poquito, ¿sabes cuantas veces solo he tenido ganas de llorar y de quedarme encerrada en mi casa? Pero no lo he hecho, porque asomarme y ver las sonrisas de los niños, que la gente está  esperando para echar esa partida,  me hace pensar que no puedo ser egoísta en estos momentos, que si la gente lo necesita se sale, que hay que ayudar en lo que se pueda a hacer a los demás su día un poco más feliz.

Quiero aprovechar esta carta para agradecer a todos los vecinos que me han dado la vida en estas semanas, que son muy grandes!! , y decirles que aquí me van a tener siempre para lo que necesiten, que yo no les voy a fallar, quiero agradecer también a todas las personas que me envían mensajes de agradecimiento, que me hacen sentir que aunque “este vecin@” piense lo contrario, no lo estoy haciendo tan mal, sobre todo, porque lo que hago no lo hago para molestar a nadie sino para intentar ayudar a los demás… Gracias por todo eso, por los detallitos en la ventana por los postres en la puerta, por ser como sois, porque INCREIBLES ES LA PALABRA QUE OS DEFINE.

Mi intención nunca ha sido molestar, solo ayudar, como tantas personas aquí, en nuestra ciudad, que han estado haciendo lo mismo que yo, que es necesario para que no nos volvamos locos en casa, gracias también a todos ellos por hacer de CIUDAD RODRIGO una ciudad llena de vida, que aunque un 14 de marzo dejó sus calles vacías, demostró que unidos se puede seguir viendo la luz a través de la ventana.

Mayka Egido Fernández

Calle Severo Ochoa