Miércoles, 27 de mayo de 2020
Las Arribes al día

Cuperal, la esencia

Desde la empresa aseguran que cuando toda esta situación pase, recordará en todos los foros en los que intervenga el carácter esencial de la comarca de Vitigudino y los ganaderos que hay en ella 

Cuperal inaugurará su nueva fábrica de piensos en Vitigudino en cuanto el estado de alarma permita un acto como el que merece este proyecto / CORRAL

La situación del COVID 19 o Coronavirus ha puesto en jaque  no solo la actividad económica que sustenta el país sino que ha tambaleado nuestra rutina diaria confinándonos en la intimidad de nuestras cosas con nuestros pensamientos. El tiempo se pausa por obligación. Las noticias se hacen monotema, siendo una de los principales partes diarios las bajas que el virus deja en nuestra sociedad. Más que una cicatriz, un desagarro nacional.

Decía Gabriel García Márquez que la perspectiva fija la mirada. No se ve lo mismo desde todos los lugares. Y la opinión que se tiene de los temas difiere en función del lugar en el que estamos. La comarca de Vitigudino está al final de España con una población que causa baja naturalmente pero de manera inexorable. Tanto que sabemos los datos predecibles de las bajas por años.

La actividad económica que se desarrolla en la comarca no es suficientemente atractiva, o no suficientemente rentable para nuevos pobladores. Sin embargo, ha tenido que venir una pandemia para que el legislador de hoy, siempre presto a considerar que lo urgente es lo importante, ha señalado la agricultura y la ganadería como actividad esencial. Y así las actividades imprescindibles para el mantenimiento de la actividad de la agricultura, la ganadería y la pesca pueden y deben llevarse a cabo. Por tanto, mientras el Gobierno toma medidas ante el entorno cambiante originado por el COVID-19, destinadas a continuar reduciendo la actividad del país a mínimos para reducir desplazamientos y contacto social, por otro lado se asegura que hay actividades esenciales, como es la agricultura y la ganadería, que no pueden tener restricciones.

 

El coronavirus también ha servido para que todo el mundo sepa que son esenciales todos los ganaderos que se dedican diariamente a cuidar su ganado

La población, el territorio y la ganadería tienen una relación estrecha en nuestra comarca, al ser una de sus características la ganadería extensiva. El territorio está para ocuparlo porque un territorio ocupado es un territorio gestionado. La ganadería extensiva sirve al cambio climático en el que estamos inmersos. Juegan los pastos en buen estado un papel determinante en la captación y retirada del CO2 de la atmósfera, y para ello resulta imprescindible una gestión adecuada de las cargas ganaderas a lo largo del año.

Además, la ganadería extensiva es clave para acelerar y potenciar los ciclos de la materia orgánica, ayudando a retirar la fibra vegetal que producen y acumulan las plantas, a procesarla en sus aparatos digestivos, y a reincorporarla al suelo en forma de estiércol, mejorando la fertilidad del suelo y transfiriéndola de unos espacios a otros.

En cualquier caso, una huella ambiental y territorial que es necesario mejorar según el modelo productivo dominante en nuestra comarca, que es la ganadería extensiva. 

Aunque se nos ha borrado la sonrisa a todos al saber el número de bajas de esta guerra que libramos contra el virus, también nos ha servido para saber que hay actividades esenciales. Son esenciales todos los ganaderos que se dedican diariamente a cuidar a su ganado, porque aseguran la alimentación, cuidan el territorio conforme un modelo productivo en extensivo. Característica de nuestra comarca que entendemos que está llena de profesionales esenciales. Y por ello mismo ya sabemos que tenemos una comarca esencial para la sociedad. 

CUPERAL como fábrica que presta el servicio al sector fabricando pienso es considerada igualmente una actividad esencial. Nos trasmiten desde la empresa que cuando toda esta situación pase, CUPERAL recordará en todos los foros en los que intervenga el carácter esencial de la comarca de Vitigudino y los ganaderos que hay en ella.