Martes, 11 de agosto de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Fallece un agente de la Guardia Civil de Ciudad Rodrigo en un accidente de tráfico

El suceso ha ocurrido en la carretera SA-220, en el término municipal de El Maíllo, mientras se encontraba de servicio

Un agente de Tráfico de la Guardia Civil perteneciente al Destacamento de Ciudad Rodrigo, de iniciales J.A.S.G. y de 50 años de edad, ha fallecido en la tarde del lunes tras sufrir un accidente de tráfico mientras se encontraba de servicio con su motocicleta.

El trágico suceso ha ocurrido a primera hora de la tarde del lunes (a las 14.59 horas) dentro del término municipal de El Maíllo, mientras el agente circulaba con su motocicleta (de la marca BMW) por el kilómetro 60 de la carretera SA-220 (la vía que recorre todo el sur de la provincia desde Ciudad Rodrigo hasta Béjar), en el inicio del tramo entre El Maíllo y El Cabaco.

Según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, la moto se salió de la carretera por su margen izquierdo. Rápidamente la propia Guardia Civil de Tráfico de Salamanca dio aviso del suceso a la sala de operaciones del Centro de Emergencias 112 de Castilla y León, indicándose en la comunicación que el agente había quedado inconsciente producto del accidente.

Desde el Centro Coordinador de Urgencias de Emergencias-Sanitarias-Sacyl se envió al lugar del accidente un helicóptero sanitario y una ambulancia de soporte vital básico, movilizándose asimismo miembros de Atención Primaria del Centro de Salud de La Alberca. Según la información facilitada por el 112, al llegar el personal sanitario atendió al agente pero no pudieron salvarle la vida, falleciendo en el mismo lugar del accidente.

 

Según ha informado durante la tarde del lunes la Subdelegación del Gobierno en Salamanca, por el momento se desconocen las causas que provocaron la salida de vía de la motocicleta del agente, habiéndose abierto una investigación al respecto.

El Guardia Civil malogrado, ‘Salicio’ o ‘Paraca’ para los amigos, era muy conocido tanto en Ciudad Rodrigo como en el resto de la comarca mirobrigense. Oriundo de la localidad de Ituero de Azaba y con residencia en Ciudad Rodrigo, era muy aficionado a la caza y a las rehalas de perros para dicho cometido. 

Ironías del destino, el agente fallecido realizó hace ahora tres años una peregrinación de un mes de duración hasta Santiago de Compostela en recuerdo de todos los guardias civiles de la Agrupación de Tráfico de la que formaba parte que habían muerto en acto de servicio (más de 300) desde la creación de la entidad en el año 1959.