Lunes, 28 de septiembre de 2020

Lo mejor del mundo son los niños

Este reflexión del poeta Fernando Pessoa la da la bienvenida a un día tan especial como desconcertante y curioso: el día en que los niños salieron a la calle de nuevo. Jamás habríamos podido imaginar estar hablando de esto hace unos meses pero así es la vida: impredecible, caprichosa a veces, sorprendente siempre.

No os preocupéis por si lo harán bien porque saben perfectamente cómo hacerlo. Tienen el mismo miedo que nosotros tenemos pero están hechos también de nuestro cariño y de nuestras certezas. Somos su vínculo con el mundo que se abre ante ellos y si lo hemos hecho bien antes, habremos de hacerlo bien también en momentos complejos.

Santiago Alba Rico, autor y ensayista, reflexiona en su libro “Leer con niños” (Random Hous Mondadori, 2015) sobre dos preguntas muy trascendentales “¿para qué sirve un libro?” y “¿para qué sirve un niño?”. Las dos pueden tener miles de respuestas pero hay una que destaca especialmente: para cuidarlos. Pero no para ser sus cuidadores, sino para ser cuidadosos con ellos. Tremenda diferencia entre una y otra palabra.

Cuidemos el mundo que le dejamos en herencia con nuestro respeto, nuestra sinceridad y nuestra educación. Seamos para ellos el cambio que queremos que sean. Que no nos falte el tiempo para explicarles las cosas con calma, para convertir momentos complicados en juegos, demostrar que la emoción es parte de la vida y que es mejor si siempre es compartida.

 

Disfrutar del día.

Disfrutar del mundo.

Y no os olvidéis nunca de cuidarlo.

Rebeca Martín