Jueves, 29 de octubre de 2020

Un 25 de abril cantando a la libertad desde la ventana 

En el día que se conmemoran los 46 años de la Revolución de los Claveles, Portugal recuerda los ‘valores de abril’ desde el confinamiento

Este sábado se conmemoran los 46 años del 25 de abril de 1974, un día histórico que dio paso a la democracia tras décadas de dictadura en Portugal. La transición que provocó la llamada ‘Revolución de los Claveles’ tuvo un escenario: las calles de Lisboa; unos actores: los ‘Capitanes de Abril’ y el pueblo lisboeta; una escenografía: los claveles rojos; y una banda sonora: “Grândola Vila Morena”.

Cada año los valores de fraternidad y soberanía popular manifestados en esa jornada histórica son evocados con arruadas por todo el país, que tienen su mayor visibilidad en el gran desfile por la Avenida da Liberdade en Lisboa. Esta vez, la actual situación de contención social para mitigar la propagación de la Covid-19 impide a los portugueses estar juntos y en la calle, las dos señas de identidad de las celebraciones del 25 de abril.

Por este motivo, han surgido varias iniciativas en las redes sociales procurando la unión en la celebración y la visibilidad, a pesar del confinamiento.

‘Un clavel en la ventana’

Marie-line Darcy es una periodista francesa que vive en Portugal hace casi treinta años, ejerciendo como corresponsal para varios medios de comunicación francófonos. “Este día es muy importante para los portugueses, para conocer Portugal es imprescindible conocer lo que sucedió el 25 de abril; los portugueses tienen un vínculo muy fuerte con este día, que representa la relación entre los ‘valores de abril’ y la democracia”, refiere para SALAMANCA AL DÍA.

Unas semanas atrás se le ocurrió la idea de lanzar un evento en la red social Facebook, al que llamó “Um cravo à janela” (Un clavel en la ventana).

Con él, incentivaba a los portugueses a colocar en sus ventanas y balcones claveles rojos de tela o papel, dada la imposibilidad de conseguirlos este año en floristerías.

En esta iniciativa ha contado con la ayuda de Isa Silva, una amiga ilustradora, que diseñó un clavel para ser replicado en cualquier soporte y confeccionado en cualquier tamaño, “lo importante es hacer un guiño a la vecindad, para trasladar el poder de la calle a la ventana”, dice Marie-line.

Relata que bajar la Avenida da Liberdade en el habitual desfile, “como periodista y como ciudadana, es emocionante, por el encuentro con las personas y la alegría”.

‘Desafío Grândola’

Otra de las iniciativas es la impulsada por la Universidad de Oporto, que ha puesto al país a cantar “Grândola Vila Morena”, la canción de Zeca Afonso utilizada por los militares como señal en la madrugada de aquel 25 de abril de 1974, cuando su emisión en la radio indicó que todo iba según lo previsto y la operación militar podía avanzar.

 

La Coral de Letras da Universidade do Porto (CLUP), a través de la Casa Común, una plataforma cultural de esta universidad, grabó un video a cuatro voces, -soprano, contralto, tenor y bajo-, de la versión coral realizada por Fernando Lopes Graça de la canción de Zeca Afonso, motivando a los portugueses a elegir una de ellas y grabar un vídeo cantando.

Afirman que han recibido centenas de vídeos con los que han editado uno colectivo “uniendo a todo el país”, que ha sido publicado hoy y reproducimos en la portada.

Las Canciones de Abril siempre fueron importantes en la celebración de esta fecha. Muchos cantautores portugueses compusieron la banda sonora de unos años donde la libertad fue creada entre todos.  

La Asociación 25 de abril ha hecho un llamamiento a los portugueses para que salgan a la ventana a cantar este día, siguiendo alguna de las numerosas iniciativas espontáneas que han surgido por todo el país.

Algunos ayuntamientos invitaron a sus ciudadanos a salir a cantar “Grândola Vila Morena” al llegar la medianoche del 25 de abril.

Otra de estas iniciativas ha sido ’25 de Abril en la Ventana- Cantar Grândola a las tres en punto de la tarde’, lanzada por la socióloga Elisabete Figueiredo, profesora en la Universidad de Aveiro, a través de un evento en Facebook. Propone a la ciudadanía cantar juntos a las 15 horas de este sábado desde balcones y ventanas para mantener la identidad colectiva de la celebración y ejercer la libertad de expresión. “Sería bonito compartir aquí, durante el 25 de abril, fotos o videos nuestros cantando a la ventana o desde el balcón”.

Estos espacios de la casa que nos conectan con el exterior son protagonistas en la conmemoración de un ‘Día de la Libertad’ paradójicamente con limitaciones a algunas libertades, derivadas del estado de emergencia decretado en Portugal el pasado 19 de marzo. Sin embargo, los portugueses no cuestionan estas medidas ni recomendaciones, que han seguido mayoritariamente en el convencimiento de que son necesarias.

Polémica en el Parlamento

Habitualmente el 25 de abril es celebrado con un acto solemne en el Parlamento portugués en el que se reúnen alrededor de 700 personas, entre representantes políticos y personalidades invitadas, entre ellos, los capitanes que promovieron la revolución.

Este año ha habido polémica sobre la conveniencia o no de efectuar esta celebración, dada la distancia social que impone la pandemia. Finalmente, se ha optado por mantener la oficialidad de la conmemoración, pero solo 88 personas estarán presentes en la sala. Entre ellos, el presidente de la República, el primer ministro y el presidente del Parlamento. Habrá 46 diputados que simbolizan los 46 años de democracia. Del gobierno solo habrá cuatro representantes, incluido el primer ministro Costa.  

Este año, el Palacio de São Bento no realizará la tradicional jornada de puertas abiertas ni habrá desfile por las calles de Lisboa. Será un 25 de abril vivido desde la ventana.

Más allá de ideologías y connotaciones políticas, los portugueses cantan hoy “Grândola Vila Morena” y evocan los valores humanos manifestados en esa revolución pacífica hecha en la calle con claveles y canciones que recuerda que la utopía es una elección.

  • Clavel sobre el empedrado de una calle de Lisboa/Foto: Marie-line Darcy