Geometría Sagrada de la ciudad

 

 

Camina, observa, siente el mensaje del Corazón de Cristal de la Ciudad de la Luz, su geometría sagrada es la de la Luz, observa las cúpulas, sus arcos, la perfección de sus construcciones, en las obras multidimensionales que son la manifestación física de la Ciudad de la Luz.

 

Cada mirada que hagamos es capaz de transmitir el lenguaje de su esplendor geométrico y en él sentirnos la libertad de observar todo lo que nos rodea, porque de la observación surge la diversidad de elementos que coexisten y colaboran en la existencia de la trama de la vida.

A través de los siglos la geometría ha sido un sustento de la arquitectura de su proyección diseñada por los arquitectos en un mejor uso del espacio. Al igual que las construcciones milenarias, cualquier proyecto arquitectónico tiene el sustento en la geometría. En ella está inmersa la ciudad y el paisaje habitual en el que la mirada cotidiana se convierte en un formato diseñado para los encuentros… Jardines… Plazas… ordenación de los espacios en los que existe vinculación entre Ciudad, edificios y entorno.


Las vida rápida del día a día no nos deja disfrutar de estas apreciaciones. Si lográramos detener el tiempo y  la mirada, lograríamos analizar el paisaje urbano para darnos cuenta de que cualquier lugar que encontremos está lleno de formas geométricas inspiradoras de los espacios de Luz.

Una de las mejores formas para hacer este análisis urbano es contemplar el paisaje de forma diferente, profundizar en el conjunto y a la vez en los pequeños detalles y dejarnos sorprender por todo lo que tenemos delante de nosotros.

Podemos jugar a fragmentar y conseguir miles de formas geométricas y observar las miles de formas abstractas que podemos extraer de la observación de nuestra ciudad, en su composición fijaremos nuestra atención hasta llegar a ver algo totalmente diferente a lo que es la realidad.

Abriendo nuestra mente y fijándonos en los pequeños detalles, dándole importancia tanto al pomo de una puerta como a un edificio podremos descubrir pequeños tesoros en nuestra ciudad.