Maestro 

¡Señor Manuel, señor Manuel! Hoy vamos a tocar un tema en este recordatorio que estamos haciendo de su pueblo-Villaflores-, tanto a lo referente de hechos históricos como a personas singulares que pasaron por él y dejaron su huella; pero que nos hará sufrir en la nostalgia de nuestra niñez. Pues, usted y yo, nos hemos hecho viejos o mayores como usted prefiera.

Mal empezamos… ¿De quién vamos a relatar?

Pues; de-Don Vidal Martín Herrero (q.e.p.d), Maestro Nacional y ¡nuestro primer maestro! (ver foto).

¡Pues sí has escogido bien! Sí.

Recordara usted, como en agosto de-1984- se le hizo un-Homenaje Popular-, de agradecimiento, aquí en el pueblo. Y –Don Vidal (ver foto) con muchos años de edad pero con la mente íntegra y emocionado, realizó un discurso excelente.

Claro que lo recuerdo. Allí estuve y todo el pueblo.

Pues señor Manuel; sentadas las bases, yo quisiera hoy, cuando han trascurrido-38 años-, desde entonces. Que nosotros también tuviéramos un pequeño detalle con él y su memoria. Para ello, tomaremos prestados algunos de los argumentos de su discurso y luego, usted y yo, haremos nuestra valoración personal al efecto. ¿Le parece bien?

Ya es tarde. ¡Vamos a ello!

“Han pasado -40 años… la vida y la responsabilidad familiar me llevaron lejos de mí querida tierra salmantina, en busca de horizontes anchos para los míos. Me fui con cierta tristeza, pero llevaba un rayo de esperanza en el futuro y la ilusión de dar mí fruto de –maestro-a otros niños de España”.

Señor Manuel: Pues que te voy a decir sobre este respecto que no sea. “Don Vidal tenía una familia muy numerosa, un chico y varias chicas y seguramente en aquel momento andaba “agobiao”. No hay que olvidar que en aquellos tiempos de los años-40 o 50-se decía: “Pasa más hambre que un maestro de escuela”. Que en el caso de-Don Vidal-, no sería así, pero lo andaba cerca. Lo que en su afán de mejorar le hizo marcharse en busca de nuevos horizontes y se fue hasta Barcelona hasta su jubilación”. Te recordaré; que en aquellos momentos tenebrosos y de carencias infinitas, era un hecho común y no por ello dejaba de ser cierto, que la despoblación constituía un grave problema al que se enfrentaba-Castilla y León-España-y nuestro pueblo por supuesto”. Y se comentaba también por boca de los que se tenían que ir: El cambio en busca de este progreso deseado, podía calentar el estomago pero… enfriaba el corazón con los recuerdos dejados. Don Vidal lo evidenció cuando dijo: “Estoy de nuevo en el pueblo de Villaflores y me siento abrazado por él como si fuera su hijo y mí más intimo y querido amigo”.

¡Va usted bien señor Manuel! Va usted bien.

Yo, por mí parte quisiera resaltar cuando dijo: “Gracias, en primer lugar a unos niños, hoy hombres, que demuestran cómo saben sentir todo lo bueno y grande que se lleva en un corazón limpio. Para vosotros mi más sentido y emocionado abrazo. Y para aquellos que ya no están, vaya mí recuerdo y una oración emocionada.”

Y lo resalto; pues percibo gratitud por ambas partes: “Expresar agradecimiento mejora el bienestar tanto del que da las gracias, como del que las recibe.” Sinceramente; me emocionó también cuando continuó diciendo: “No sería sincero con vosotros, si silenciara la íntima satisfacción que siento en estos momentos comprobando vuestro cariño perseverante, después de tantos años, el amor que brota de la persona agradecida es el único capaz de cambiar el ceño hosco de nuestro mundo actual. Esta es la gran lección para mí, en este día…

Decía; que me emocionó la –Humildad- y-Empatía-, que se desprendía aquel-26 de agosto de 1984-, en el trascurrir del-HOMENAJE POPULAR- A –Don Vidal Martín Herrero-, maestro de escuela que fue de-Villaflores-, por ambas partes.

  • HUMILDAD; DECÍA ALGUIEN: “La –Humildad no es fácil de aprender”. Y es verdad. Recuerdo lo dicho por la gran escritora-Agatha Cristie: “Cuando no hay –humildad-, las personas se degradan”. Ella era un personaje muy conocido. También lo era, aunque menos-Joséf Murphy-(Ignoro si fue el mismo-Murphy- que dijo aquello de: “Todo lo que sale mal, puede ser aún peor”)… algo así, más o menos. Pero que aseveraba también cosas grandes: “Las principales cualidades que determinan al ser humano perfecto son; la paciencia, la generosidad, la-HUMILDAD, la cortesía, el desprendimiento, el buen carácter y la sinceridad”. ¡Casi ná!
  • Y le dejo señor Manuel que termine usted  hoy este pequeño homenaje de gratitud al primer maestro que tuvimos-Don Vidal Martín Herrero-, de imborrable recuerdo.
  • ¡Va por usted, maestro!
  • EMPATÍA; queda claro que es un grandioso superpoder, pues nos permite trasportarnos a la mente de otra persona y acercarnos a ella. Por ello, puedo decir y digo en recuerdo de nuestro-MAESTRO- y amigo que lo fue: “Don Vidal, tenía una gran-Empatía- y saber estar. Pues uno de los elementos de lo que es ser humano; es nuestra capacidad de preocuparnos por los otros”. Y él lo hacía.  Pues eso.