Prevención de recaída

Es una técnica que utilizamos en la intervención con los menores. Muy distinta a la profecía autocumplidora que pretendemos evitar. En la profecía autocumplidora sucede que cuando padres o profesores esperan algo malo de un chico o chica por los prejuicios, es más probable que suceda.

La prevención de recaída la queremos representar con alguna de nuestras chicas ahora en la cuarentena para preparar los permisos a casa cuando se vuelvan a dar.

Nos ponemos en situación con una chica que va a su casa. Antes de venir tenía episodios graves de violencia, no iba al colegio, pasaba noches fuera sin permiso, las primeras analíticas eran muy altas y consumía varias drogas. Resulta que va de permiso a casa con unas notas con media de notable y limpia en drogas. Sin embargo, entra por la puerta y lo primero que recibe son unas terribles voces porque se ha puesto un piercing nuevo y además le recriminan que no haya sacado sobresaliente.

Esta reacción de algunos padres puede parecer surrealista por no apreciar los grandes avances de su hija y reforzarla para que mantenga el cambio en el tiempo.

Por eso para intentar evitar una reacción negativa de la chica, que nos devuelva a los problemas previos ensayamos role playing.

Vamos a grabar con dos chicas en la que una hace de madre y ella practica qué puede hacer diferente para soportar esa reprobación de la madre sin volverse violenta y sin marchar a drogarse.

Son muchas las prevenciones que tenemos que idear ante desprecios de los padres por ejemplo a que estudien formación profesional, etc.

Pero las prevenciones de recaída más complicadas son las que intentan evitar que se junten con colegas peligrosos para ellas, que se junten ellos y ellas para delinquir o tener conductas de riesgo.

La mejor herramienta está en crearles vicios sanos, aficiones y responsabilidades posibles, muchas veces adaptadas a su nivel de tolerancia a la frustración. La formación profesional básica, el circo, cine, deporte, equitación,…. Empiezan a creer en sí mism@s, se redescubren y puede ser que tengan algo que perder.

No es tan fácil porque muchas veces cuando les falta una semana para que les den el título de la ESO, desde la FPB, cuando están bien con su pareja y con su familia. De pronto un día se drogan con sus colegas y lo echan todo a perder temporalmente y se van a un centro cerrado o peor.

La cuarentena para algunos chic@s ha facilitado tiempos de libertad frente a las drogas que tan fácil trafican en cualquier pueblo o ciudad.

Queremos prevenir que no pase como cuando venimos de Marruecos que pueden estar dos meses limpios como cooperantes heroicos y poco después de regresar a su barrio vuelven a caer en las redes del negocio de las drogas.

No hacemos profecía autocumplidora, sino que nos queremos anticipar en la búsqueda de soluciones y en la cooperación con las administraciones y familias  para afrontar juntos la salida. Muchas familias pierden el trabajo y saldrán más pobres y más desestructuradas.