Sábado, 6 de junio de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Tomás Muñoz Porras se dirige a sus fieles con motivo del Domingo de Ramos

El párroco de San Andrés ha escrito una nueva carta, en la que hace algunas recomendaciones para vivir la Semana Santa

1.- Queridos amigos y fieles de san Andrés, una semana más me dirijo a vosotros para haceros llegar unas palabras de esperanza en estos tiempos difíciles que nos toca vivir. También os mando algunas orientaciones para vivir la Semana Santa en nuestros domicilios. Una carta que desea ser un “toque de amor” de la Parroquia para que todos sus hijos no la olviden, antes bien, la recuerden, la deseen y la amen.

2.-Hoy es Domingo de Ramos y comenzamos la Semana Santa. Seguramente ninguno de nosotros había vivido un tiempo tan doloroso y trágico como el que estamos viviendo. En verdad hemos tenido una CUARESMA (=CUARENTENA) atípica y tendremos una Semana Santa diferente a las anteriormente recordadas, pues la viviremos sin asistir presencialmente a las celebraciones litúrgicas. Esta será, sin duda, una Semana Santa única, que recordaremos toda nuestra vida.

La cuaresma ha sido (debería haber sido) un tiempo de conversión, es decir, de aceptación de la propia fragilidad para emprender un camino nuevo de renovación personal. Este confinamiento que vivimos quizá nos hace comprender la cuaresma que es PARADA, SILENCIO, ENCIERRO y HUMILDAD para, conociendo mis fragilidades y pecados, pedir fuerza, gracia y perdón y así, retomar el CAMINO NUEVO de Jesús.

Finalmente, la cuaresma nos prepara para vivir los MISTERIOS DE LA PASCUA: la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

3.- Hace unos años me emocionaron y conmovieron unas declaraciones de un obispo del Oriente Católico, un obispo sirio caldeo al que le hacían una entrevista en medio de lo más crudo de la guerra en Siria contra el destructor y asesino Estado Islámico. Estaba indignado y, después de criticar a Occidente en general, criticaba también a los cristianos, que se lavaban las manos como Pilatos y miraban hacia otro lado ante la tragedia que estaban viviendo. Se emocionó y derramó las lágrimas al declarar que, por vez primera en casi 2000 años, en su Iglesia (monasterio) “no se celebrará la Pascua porque todo ha sido invadido y destruido”.

Hoy nosotros nos vemos sometidos a unas circunstancias extremas e insospechadas para celebrar la Pascua. Porque DEBEMOS celebrar la Pascua, NECESITAMOS celebrarla para vivir como cristianos. Hoy, más que nunca, necesitamos entrar en el Triduo Pascual, a pesar de las dificultades que tenemos para celebrarlo. OS PIDO con fuerza, OS SUPLICO con insistencia, que viváis la Semana Santa con más deseo y con más pasión que nunca. Tengo la certeza de que los frutos serán muy abundantes.

4.-El Domingo de Ramos es como el primer acto de la Semana Santa. En este día, de manera especial, recordamos y celebramos la “Triunfante entrada de Jesús en Jerusalén “y, si profundizamos, nos daremos cuenta que este es un día ambivalente:

+ Es un día de triunfo y gozo. Jesús entra en la ciudad aclamado como el Mesías.

+ Pero es un día en el que “se barrunta” el trágico destino del Señor. (Leeremos la Pasión según San Mateo).

Este hermoso día representa la misma vida que es gozo y tristeza, luz y tiniebla, día y noche, muerte y vida. Nunca, como estos días de confinamiento, hemos entendido de verdad esta realidad existencial.

Deseo que los hijos de San Andrés también aclamen en su corazón al Señor que llega a nuestras vidas y a nuestras casas:

HOSANNA AL HIJO DE DAVID

BENDITO EL QUE VIENE EN EL NOMBRE DEL SEÑOR

Tan solo dentro de unos días oiremos las palabras de la mayor ignominia: ¡CRUCIFÍCALO! ¡CRUCIFÍCALO!. Hoy le lanzan palmas y ramas de olivo, después le lanzarán insultos y saliva, como si fuera un malvado asesino.

5.- Y así se desata la mayor tragedia de la historia: el CORDERO INOCENTE es asaltado y asesinado. Jesús, que pasó su vida haciendo el bien, se inmola, se entrega al Padre en rescate de todos nosotros.

Es LA TRAGEDIA DE JESÚS que sufre una intensa y dolorosa pasión hasta entregar su último aliento de vida en la cruz.

++ El sí ha sufrido como sufrimos nosotros, aun siendo puro e inocente. Sin culpa.

++El sí ha sido solidario con los hombres: solidario en el amor, pero también solidario en el dolor y en la muerte.

Que nadie ya pueda decir que Dios es insensible al dolor, al sufrimiento, a la muerte de los hombres. Pues Dios mismo se hace hombre y asume la pasión y la muerte de todos.

En estos días tan tristes que estamos viviendo, el corazón se nos encoge ante la enfermedad de nuestros amigos y seres queridos o de nosotros mismos. Cuando nuestros ojos ven cadáveres por doquier y nuestros conocidos cercanos mueren en el mayor de los silencios, en el casi abandono, cuando esto pasa, miramos a Dios, miramos al Dios Crucificado, al Dios de la Pascua, porque en Él encontramos valor, fuerza y coraje, y por eso NECESITAMOS CELEBRARLO A ÉL. Queridos amigos, estamos tronchados por esta tragedia y por eso, más que nunca, necesitamos vivir la Semana Santa, que será como una carga de energía para nuestro espíritu, como un suave óleo medicinal para nuestras almas. Será savia nueva de Cristo en nosotros para poder seguir adelante en medio de la tormenta desatada.

6.- Deseo compartir con vosotros ALGUNAS ORIENTACIONES PARA CELEBRAR LA SEMANA SANTA.

++JUEVES SANTO:

*Debéis participar en la celebración de la Cena del Señor que será televisada por la tarde (13 Tv). Es importante que estén juntos los miembros de la familia. Celebramos la Institución de la Eucaristía y el Mandamiento del Amor.

* Leed el Evangelio del día: Jn. 13, 1-15. Lo puede leer un hij@. Daniel publicará en nuestras redes parroquiales un comentario al texto.

* Ambientad la casa con un poco de pan, una copa de vino y una vela sobre la mesa.

++ VIERNES SANTO:

 * Participad en la celebración televisada por la tarde en 13 Tv. Celebramos la Pasión y la Santa Cruz.

* En un momento del día, juntos podéis leer la Pasión según San Juan (Jn. 18, 1 – 19, 42). En la lectura participan todos, leyendo por partes o por personajes. Daniel comentará el texto de Isaías 52, 13 – 53, 12.

* Para ambientar la casa, en una mesa ponemos una cruz con una rama verde una vela y algún paño o cinta morado.

++ SÁBADO SANTO:

* Un día de silencio y meditación, acompañando a La Virgen María. En algún momento del día rezamos el Santo Rosario en familia. Que lo dirijan los niños. Podéis leer algún pasaje del Evangelio.

* Ambientamos la casa con una imagen o fotografía de la Virgen y unas velas.

* Por la noche se inicia la Pascua y debéis participar en la celebración televisada en13 Tv (u otra cadena que os guste). Al final haced una fiesta o, si es posible, cenar al final de la celebración, una cena especial con muchas velas. Es que JESUS HA RESUCITADO.

++DOMINGO DE PASCUA:

* Celebramos la Pascua de la Resurrección. Participamos en la Misa por la mañana en la televisión (yo celebraré a las 12 en la parroquia, bendeciré el Santo Cirio que nos acompañará todo el año y repicaré las campanas).

* Debemos leer en familia el Evangelio de San Juan 20, 1 – 9 que será comentado por Daniel y ese día yo publicaré la Carta a la Parroquia, como cada Domingo.

* La ambientación: velas encendidas rodeando un recipiente de agua en recuerdo del bautismo. Yo bendeciré varias garrafas de agua para que podáis llevar agua bendita a vuestras casas para bendecirlas.

7.- Queridos amigos y hermanos, hoy es Domingo de Ramos. Tened un feliz y hermoso día y, de nuevo, os pido: VIVID ENTREGADOS AL SANTO TRIDUO DE LA PASCUA, pues os aseguro que recibiréis la fuerza y la gracia que vais a necesitar para superar la etapa triste y dolorosa que aún nos queda por vivir.

Un Domingo más, a los pies de nuestro Santo y Bendito Cristo de San Andrés, os encomiendo al amor de la Virgen María de la Peña de Francia.

Tomás Muñoz Porras, párroco