Viernes, 4 de diciembre de 2020

Sureste

Este poema habla de las dos orillas, mis dos orillas. Lo grabé para mis amigos de Tabasco pero creo que, tal cual, sirve para aquella orilla; hoy, más que nunca, desde los encierros, podemos darnos cuenta de lo que pueden significar las fronteras, ahora que todos vivimos lo mismo: nuestra propia casa como escudo y barrera…  

Para verlo y oírlo: https://youtu.be/bd5bw5DVtuw

 

La Chiapas lacandona,

         la Villahermosa herida,

                   tantos otros lugares en el mundo

         verdes de Pellicer,

         rojos de rabia;

tatic Samuel

         y todos los que hablaron

con esa voz que hicieron suya las minúsculas...

 

La ceiba vuelta un poco cruz

                            y viceversa.

 

Perdón por mi desfase cronológico

         y mental,

por no asumir los costos del progreso,

         por seguir con ideas que no son ya ni exóticas;

es que sigo creyendo que quizá

         todavía sea mejor equivocarse

                   que morirse,

                            y busco como loco,

         en los rescoldos,

                                               los últimos atisbos de utopía.

 

 

@ignacio_martins

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)