Sábado, 8 de agosto de 2020
Las Arribes al día

La familia de Marcelino Moronta agradece las muestras de cariño y condolencias recibidas tras su fallecimiento

En el momento que la situación del país lo permita, se celebrará el funeral para que familiares y amigos puedan darle su último adiós

Una vez lo permita la pandemia, Marcelino Moronta tendrá en Valderrodrigo la despedida que merece / CORRAL

La familia de Marcelino Moronta, presidente de la Asociación Nacional de Presidentes de Plazas de Toros de España, y presidente durante años de la plaza de toros de Las Ventas,  a través de su hermano, Ernesto Moronta, agradece el cariño y las condolencias recibidas tras su fallecimiento el pasado día 25 en Madrid después de varios meses de enfermedad.

Ernesto Moronta, actual presidente de Caja Rural, agradecía al conjunto de la sociedad las muestras de solidaridad por el fallecimiento de su único hermano, así como a los medios de comunicación, y en especial a SALAMANCArtv AL DÍA y a sus profesionales, por la difusión en distintas informaciones del fallecimiento de Marcelino Moronta.

El fallecimiento del que fuera presidente de Las Ventas ha tenido un gran eco entre los medios de comunicación especializados en la información taurina, ámbito en el que Marcelino Moronta alcanzó una gran popularidad por su defensa de la Fiesta y el toro bravo, defendiendo con poderosos argumentos su continuidad hasta su declaración como patrimonio cultural de España en 2013.        

Los restos de Marcelino Moronta descansan ya en el cementerio de Valderrodrigo, su localidad natal, aunque como consecuencia de la declaración del estado de alarma no ha podido celebrarse funeral para que “la familia, que es muy extensa, y sus amigos, pudieran mirar a los ojos de mi madre”, señala emocionado Ernesto Moronta, que recordaba cómo “su mujer y sus hijas ni siquiera han podido despedirse y se han tenido que quedar en Madrid”.

Ante este hecho, Ernesto Moronta confía en que “una vez que se acabe esta guerra, porque esto es una guerra, podamos despedirle como queremos y mi hermano merecía”, para acabar agradeciendo de nuevo a todas aquellas personas que en algún momento compartieron parte de sus vidas con Marcelino, así como a todas aquellas que han demostrado en estos momentos tan difíciles su apoyo a la familia.

Marcelino Moronta era natural de Valderrodrigo y ejerció en Madrid como Inspector Jefe de la Policía Nacional. Su gran afición a la fiesta de los toros lo condujo a presidir durante años la plaza de las Ventas, también la plaza de Vitigudino. Asimismo, por sus conocimientos de la Fiesta, también fue colaborador de esta casa en las tertulias taurinas de DIARIO DE SALAMANCA organizadas con motivo de la feria taurina de Salamanca.

Su amor por el pueblo en el que nació lo traía hasta él cada verano, especialmente por sus fiestas de Las Madrinas en honor a la Virgen del Rosario, actos a los que asistía con gran fidelidad. Con su fallecimiento se va ‘un hombre bueno’, honesto, honrado y humilde, tres virtudes que Marcelino Moronta demostró siempre a su paso.

Descanse en paz.