Jueves, 2 de abril de 2020

Dudas frecuentes antes de empezar a usar pañales de tela

Se trata de una alternativa más ecológica y económica a los tradicionales pañales desechables, además de aportar suavidad y confort a tu bebé

Utilizar los pañales de tela parece una tarea difícil —y no lo es como tal, simplemente, hay que habituarse a ello y no habrá ningún problema—, y aunque se trata de un recurso diferente a los pañales desechables, tienen un fin, proteger y cuidar de las necesidades de tu bebé.

Para usar los pañales de tela se debe conocer que se dividen en varias capas. La superficie de tela es la impermeable, la interior —el pañal en sí— es la absorbente y por último existe una capa para las heces que puede ser tirada por el inodoro tras su uso.

Cómo cuidar los pañales de tela

Se trata de una tarea con varios pasos sencillos. Una vez que el pañal sea utilizado, la capa interior puede ser desechada con las heces y el resto de la envoltura, en caso de estar manchada se debe guardar para ser lavado posteriormente.

En caso de que el pañal de tela se haya ensuciado, es importante ajustar bien los cierres antes de lavarlo, evitando que se enganchen y puedan romperse en la lavadora. Antes de ser lavados se pueden remojar en agua corriente (nunca con productos como vinagre, lejía, bicarbonato de sodio, entre otros que dañan los tejidos). Este paso sirve para allanar el camino retirando los residuos más fácilmente.

Lavado de los pañales de tela

Tamaño de carga de la lavadora. La lavadora no debe llenarse más de tres cuartos de su capacidad total, de forma que puedan moverse libremente durante el lavado y agitarse.

Enjuague. El primer enjuague de los pañales debe ser con agua fría, para eliminar los restos de orina y heces que puedan contener.

Lavado. Debe ser el más largo posible y estar entre los 40 y los 60 grados. Si su máquina permite la opción de algodón debe lavarse de esta forma, ya que se utiliza más agua de lo normal y ayuda a una limpieza profunda.

En cuanto al detergente, es importante leer el envase y encontrar la cantidad perfecta. No se debe echar mucho producto, ya que esto puede provocar la acumulación de residuos en el tejido que posteriormente utilizará el bebé. En referencia al suavizante, se recomienda eliminarlo de estos lavados.

Secado. La mejor manera de secarlos es en el exterior con el sol. Sin embargo, puedes hacerlo en los radiadores o en un tendedero dentro de casa, al igual que el resto de las prendas. Como caso excepcional se puede recurrir al secador.

Frecuencia con la que se debe cambiar el pañal de tela

Se recomienda hacerlo cada 4 horas e inmediatamente después de cada caca. Por las noches podrá aguantar unas 12 horas con el extra de protección.

Rozaduras en la piel

El pañal de tela produce menos sarpullidos en los bebés, ya que generalmente está hecho con tejidos ecológicos, como los de ecopipo. En caso de duda debes hablar con tu pediatra.

En conclusión, los pañales de tela son seguros, útiles y fáciles de usar. Se trata de una alternativa más ecológica y económica a los tradicionales pañales desechables, además de aportar suavidad y confort a tu bebé.