Jueves, 2 de abril de 2020

“Hay personas que, desde sus ventanas, me insultan, cuando voy a llevarle comida y medicamentos a una persona dependiente”

Mª Angeles Guinaldo Gonzalez denuncia esta situación “para ver si esos comportamiento incivicos desaparecen”

Puesto de la ONCE, junto a un vehículo militar, frente a la iglesia de San Marcos, en la Puerta Zamora

Mª Angeles Guinaldo Gonzalez, consultora de la Fundación ONCE en Valladolid, denuncia la situación que sufre, debido a las salidas del confinamiento para atender a una familiar con discapacidad.

“Trabajo desde hace 10 años con un colectivo con discapacidad y en estos días por desgracia, tengo una hermana con una discapacidad física del 83 %. Se desplaza en silla de ruedas y tiene problemas respiratorios y de corazón. Hace 15 días se confino en su apartamento ella sola (a unos metros de mi casa), por temor a un posible contagio, días después se decreto el estado de alarma. Todos los días la única salida que hago es para llevarle comida y medicamentos, lo cual, al ser una persona dependiente y con derecho de tercera persona, lo contempla el BOE desde que se estableció el dia que se decretó el estado de alarma. Los primeros días no tuve problema, pero pasados unos días hay personas desde sus ventanas que me increpan, me insultan, dan voces y me mandan a mi puta casa”, explica.

En este sentido, recuerda que “sin esa asistencia que tiene mi hermana no podría estar confinada y tendría que exponerse a salir y a un riesgo letal para ella”. Por eso, denuncia que “hay personas que tenemos que salir de casa por motivos que contempla la ley y que no tenemos porque sufrir ese calvario. Lo mas doloroso del tema, es que ella, ha oído como me insultaban de todo mientras le pasaba la comida desinfectada por la ventana, ya que yo no puedo estar tampoco en contacto con ella y se ha quedado muy disgustada y afectada”.

Ángeles ha querido divulgar esta situación porque “los ciudadanos no estamos para increparnos, si lo hago bien o mal, lo tiene que decir la Policía, que por cierto, estuvo la otra tarde recogiendo mi documentación y la de mi hermana y me dijo que todo era correcto y que cumplía perfectamente con lo decretado”.

“Yo si salgo de casa porque si no salgo mi hermana se muere”, concluye al tiempo que explica que ha querido divulgar esta situación “para ver si esos comportamiento incivicos desaparecen”.