Jueves, 2 de abril de 2020

Continúa el aluvión de ERTEs en Salamanca con una media de 300 diarios desde el inicio del estado de alarma 

El mayor aumento en Salamanca se ha producido esta misma semana, multiplicándose el número de ERTEs presentados y que ya alcanzan los 2.594

Continúa el aluvión de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs). En la provincia de Salamanca, desde el primer día laborable desde que se decretara el estado de alarma por la crisis sanitaria del Covid-19, se han presentado 2.594. Y el número de trabajadores afectados asciende a 9.575. Atendiendo a estas cifras, en Salamanca se han presentado una media de 324 ERTEs cada día laborable desde el inicio del estado de alarma. Una situación que ha afectado, de media, a más de un millar de trabajadores cada día. 

El mayor aumento en Salamanca se ha producido esta misma semana, multiplicándose el número de ERTEs presentados. Así, el pasado viernes día 20, la primera semana de cuarentena se cerraba con 897 ERTEs presentados en la provincia (1.944 trabajadores afectados). Esta semana, el lunes día 23, la cifra se duplicaba, hasta alcanzar los 1.784 (más de 9.000 trabajadores afectados). 

Salamanca ya se sitúa como la tercera provincia de Castilla y León en la que más expedientes de regulación temporal de empleo se han presentado, por detrás de Valladolid (4.137) y León (4.149). Le siguen Burgos, con 2.142; Segovia, con 1.482; Zamora, con 1.399; Palencia, con 1.186; Ávila, con 960; y Soria, con 851. 

Aquellas empresas que hayan visto reducida su actividad a causa de la crisis del coronavirus y el estado de alarma pueden presentar un ERTE por fuerza mayor, y que deberá contar con el visto bueno de la administración en cinco días. Esta es una de las medidas aprobadas por el Gobierno para ayudar al sector empresarial durante esta crisis. 

Las oficinas del Ecyl están recibiendo numerosas llamadas consultando los pasos a seguir si un trabajador se encuentra incluido dentro de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). En este caso, los trabajadores no deben realizar ninguna gestión, ya que la empresa es la que comunica los datos de sus empleados tanto al Ecyl como al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), y se les da de alta de manera automática para el reconocimiento de prestaciones.