Miércoles, 1 de abril de 2020

El coronavirus destroza a las casas de apuestas

La expansión del virus ha obligado al deporte mundial a hacer una parada en el camino. Prácticamente todas las competiciones deportivas se han suspendido. Falta por saber si algunas competiciones serán aplazadas o si definitivamente no se disputarán esta temporada

El coronavirus ha provocado una crisis sanitaria mundial que amenaza con llevárselo todo por delante. Las estrictas medidas de seguridad a las que se están sometiendo los países afectados tendrán un fuerte impacto económico. En España, sin ir más lejos, un país cuya economía depende en gran parte del turismo y del sector servicios, nos hemos visto obligados a cerrar prácticamente todos los bares y restaurantes. El único camino posible es el del teletrabajo, pero no todo el mundo puede acogerse a esta forma de trabajar. Cualquier trabajo o empresa que no sea imprescindible para el funcionamiento del país debe echar el cierre y mandar a sus trabajadores a casa para frenar el contagio.

El mundo del deporte, como no podía ser de otra manera, también se ha visto afectado. En primer lugar, porque el deporte hace décadas que traspasó la frontera de la mera actividad deportiva y se convirtió en un espectáculo de masas. Los eventos deportivos se transmiten por televisión, pero también reciben a miles de aficionados en recintos y estadios en los que esos millares de personas se encuentran pegadas unas a otras, algo que supone un elevado riesgo de contagio.

Italia marca la pauta

Italia, al haberse convertido en la puerta de entrada del coronavirus en Europa, está marcando en cierto modo la pauta de actuación en el Viejo Continente frente la pandemia. A nivel deportivo, el país transalpino fue el primero en cancelar eventos deportivos. La primera medida de seguridad, si lo miramos con la perspectiva actual, resultó ser un tanto tibia: podrían seguir celebrándose encuentros de deportes, como el fútbol o el baloncesto, a puerta cerrada para evitar los contagios. Otros deportes que se disputaban al aire libre no tuvieron esa suerte y se tuvieron que suspender. Es el caso del ciclismo, un deporte con mucho arraigo en Italia, que ha visto como pruebas muy importantes del calendario ciclista como la Milán-San Remo, la Tirreno-Adriático o la Strade Bianche no se han podido celebrar y parece complicado que su disputa se vaya a aplazar para más adelante.

Suspensión de competiciones

La expansión del virus ha obligado al deporte mundial a hacer una parada en el camino. Prácticamente todas las competiciones deportivas se han suspendido. Falta por saber si algunas competiciones serán aplazadas o si definitivamente no se disputarán esta temporada.

El fútbol, un negocio que mueve mucho dinero, intentó por todos los medios continuar, aunque sin público en los estadios, pero el empeoramiento de la situación, la rápida propagación de la enfermedad y los obvios peligros que entraña para la ciudadanía terminaron obligando a las federaciones y competiciones locales e internacionales a bajar la persiana, al menos, de momento. Hasta la todopoderosa e independiente NBA decidió parar después de conocerse el positivo por coronavirus del jugador francés de los Utah Jazz, Rudy Gobert.

En cuanto al acontecimiento deportivo más importante del planeta, los Juegos Olímpicos, que está previsto que se celebren este año en Tokio en el mes de agosto, aún se desconoce si se aplazarán o no. Las competiciones que sí que han sido aplazadas para el final de la primavera de 2021 son la Eurocopa y la Copa América, tras el Mundial, las dos competiciones futbolísticas más importantes.

Esta avalancha de aplazamientos ha provocado una crisis profunda en las empresas del sector del juego, más concretamente en las casas de apuestas, que se han quedado sin competiciones en las que poder ofrecer cuotas y, por tanto, no disponen de elementos para poder encontrar usuarios que puedan generar ingresos. La crisis del coronavirus no debería afectar tanto a los mejores casinos online, aunque el efecto de la crisis económica que sobrevendrá al virus puede provocar una disminución en su volumen de negocio.

Polémica en el torneo benéfico de Ibai

Ibai Llanos es un locutor de deportes electrónicos de estilo socarrón que tiene mucha fama y aceptación entre los seguidores de los videojuegos e incluso entre el público que no es aficionado a esta forma de entretenimiento.

Resulta que Ibai ha organizado un torneo virtual de FIFA 20 para el que ha contado con la participación de 20 jugadores de LaLiga Santander, uno de cada equipo del campeonato -cada jugador ha representado a su club-. El pasado domingo 22 de marzo, el madridista Marco Asensio se proclamó ganador de un torneo en el que han participado otros futbolistas como Marcos Llorente, Sergi Roberto, Lucas Pérez o Borja Iglesias.

Los beneficios del torneo se han destinado para ayudar en la lucha contra el COVID-19. La polémica surgió cuando la casa de apuestas William Hill ofreció una serie de cuotas con la intención de lucrarse de este torneo benéfico. El propio Ibai, a través de su cuenta de Twitter, pidió a la operadora que retirase las cuotas.

Esto puede servir como ejemplo para ver que el futuro de las casas de apuestas puede abrirse un nuevo camino durante la celebración de campeonatos de deportes electrónicos, sobre todo, en estos momentos en los que el deporte parece estar en una especie de limbo del que no sabemos cuándo saldrá.