Jueves, 1 de octubre de 2020

La residencia Hijas de San Camilo, en Santa Marta, rechazó el apoyo de la Junta para reforzar su plantilla

Este lunes tenía lugar una inspección de la Administración regional y concluyeron que “la situación está controlada” y tenían personal suficiente

Eloy Ruiz, delegado territorial de la Junta en una foto de archivo

“En la residencia Hijas de San Camilo en Santa Marta de Tormes (Salamanca) están viviendo una situación caótica y desesperante y necesitan ayuda urgente ya”. Esta era la llamada que hacía la hija de una interna hace unos días. En su escrito, hablaba de “12 auxiliares de baja, y muchas de las hermanas están con fiebres muy altas y no pueden atender a nuestros mayores”.

De inmediato, el Ayuntamiento de Santa Marta se puso en contacto con la Gerencia de Atención Primaria y con la Gerencia de Servicios Sociales, y la Junta ofreció personal con experiencia y voluntarios para reforzar la plantilla, pero las responsables del centro la rechazaron.

A pesar de ello, el médico de Atención Primaria acude todos los días para atender a los residentes. Además, este lunes la Administración regional llevaba a cabo una inspección en el centro y concluía que “tienen personal suficiente” y que “la situación está controlada”.

“Hay contacto permanente desde la Gerencia de Servicios Sociales con todas las residencias de la provincia, para ver necesidades y atenderlas”, concluyen desde la Junta.