Martes, 29 de septiembre de 2020

Mucho tiempo 

¿Señor Manuel?

Dime prenda.

Se dará usted cuenta de lo difícil que es hoy mantener nuestra charla habitual. Pues estamos en cuarentena debido al dichoso –VIRUS-, que todo lo ha trastornado. Además usted no tiene ni siquiera-whatsApp- y por teléfono cómo lo hacemos ahora, para mí es complicado con la carencia auditiva que tengo. Si a esto le añadimos que no podemos degustar nuestro vermú con anchoas y otros manjares ricos y adecuados ¡apaga  y vámonos y que cierre la puerta el último!

Tienes toda la razón amigo, pues también tenemos interferencias y mala cobertura telefónica y está siendo muy complicada esta reclusión que además es obligada y ya sabes qué: “La reclusión escogida puede ser agradable pero la impuesta, no”. Hoy decía la Radio matutina que: “Va a haber muchos problemas personales y de relaciones familiares” con este confinamiento y no les falta la razón. Pero ¿Sabes una cosa?... Ahora cuando me has llamado para hablar conmigo  ¡está nevando y fuerte! Para mí ha sido motivo de gran alegría el poder ver la Parcela ¡nevada!... (ver foto). Dios, cuánto tiempo sin verla así. De la última vez, hace-MUCHO TIEMPO-.

¡Hombre! Precisamente de esto quería yo hablarle. Pues se dará  cuenta, de que usted y yo, llevamos-Mucho Tiempo-, “liados” con esto nuestro del vermú con anchoas y lo que se tercie, en la Parcela. Por lo que me veo obligado a preguntarle. ¿No cree usted que ya es hora de decirles a nuestros amigos y amigas, donde está situada “nuestra” querida-Parcela; objeto de las  ansías de comunicación y motivo de comentarios, más o menos benévolos?

Pues si usted me da su asentimiento (vulgo permiso), nos ponemos manos a la obra. Pero eso sí; contaremos también cosas singulares de algunos vecinos del lugar. Personajes que pasaron “por aquí” y dejaron su impronta… ¡Algunos por el siglo XVI! y… Más bien te doy el permiso pero perdona la interrupción, ya que esto que me estás diciendo ahora me agrada sobremanera ya qué: “Pecaría de ingrato si un día me hubiese olvidado del pueblo en que vi la primera luz y amor y afecto me ha dado”. Y puedes tener presente que mí alma se alegra de estar “otra vez” con todos ellos, de estar en este pueblo, de estar en mí tierra…

Vaya señor Manuel, nada más empezar ya se ha emocionado, aunque le comprendo pues tendrá usted miles de recuerdos de aquellas buenas gentes, que seguro que cómo usted sabían mucho de trigos, barbechos y siembras y alguno sería “colega” suyo en cuidar ovejas. Indudablemente que ahora ha cambiado la vida rural, se han perdido las viejas canciones y las costumbres del viejo lugar. Y no hay cura, ni médico, ni maestro viviendo en el pueblo y no hablemos de niños y niñas, cuando en “nuestra” escuela fuimos “manás”. (ver foto-Escuela- antigua).

¿Podemos ir ya al grano?

Claro, pues le veo impaciente. El pueblo en el que se desarrolla  nuestra charla en la-Parcela ¡tachán!... es Villaflores. Situado al Este de la Provincia de Salamanca. Pertenece al Partido Judicial de –Peñaranda de Bracamonte-. Tiene categoría de-Villa- y su término municipal abarca una extensión de 4.093 hectáreas de un terreno arenoso y salitroso, en hondonadas de mediana calidad regadas por el-Río Mazores-(cuando tenía agua y cangrejos). Está situado en una hondonada-llanura, excepto la-Iglesia-, que fue-Castillo-y que se levanta en la cima de un collado. Se llega desde-Salamanca-, por la-N-501- con desvío en Encinas de Abajo, Babilafuente, Villoria, Poveda de las Cintas… Villaflores. (Hay otras Rutas alternativas para llegar).

Decía el gran-Aquilino Pinto Alonso –Cronista-, de Cantalpino y otros pueblos colindantes, qué: “El nombre de las flores parece indicar que en la hondonada en que se levanta el pueblo-Villa de las Flores-, estas crecían en abundancia en el momento de su fundación”. Y que el-Censo de la Corona de Castilla-siglo XVI-ya menciona”. Añade que tenía entonces 102 dos vecinos, de los que 100- eran pecheros (pagaban impuestos) y dos clérigos.

¡Toma… como ahora pagaban impuestos! Eso yo no lo sabía.

Pues tengo más “cosas” al respecto; que irá usted conociendo a medida que avancemos en nuestra conversación. Pero entremedias de la estadística permítame que intercalemos cosas curiosas, para que esto sea más ameno.

Pablo Montisi (q.e.p.d), vecino muy conocido de este lugar; fue el primero que “aireó” lo del-Niño Incorrupto-, .Pablo, padecía una profunda minusvalía, pero era una persona singular, despierta, “sabido” y lector voraz. Le gustaba mucho escribir y resaltar acontecimientos del pueblo y así  lo hizo él-28 de febrero de 1980-: “Con motivo de las obras que se realizaban en la-Iglesia; al colocar unas losas desprendidas del suelo junto a los escalones del Altar Mayor se hundió la tierra dejando al descubierto un pequeño nicho en el que se hallaba depositado un ataúd de corto tamaño. La curiosidad por ver lo que contenía llevó a los obreros a sacarlo a la superficie y abrirlo. Entonces vieron con sorpresa que contenía el cadáver de muy corta edad, unos tres años, y cuyo cuerpo se encontraba incorrupto a través de siglos. Estaba totalmente desnudo y únicamente tenía manos y pies atados con sendos cordones blancos. Su cabeza de rubios cabellos estaba inclinada sobre uno de sus hombros y su boca entreabierta mostraba dentadura blanquísima. Muy crecidas estaban las uñas de manos y pies.

Pasada la sorpresa, se supuso que la-Capilla Mayor de la Iglesia-, donde se halló el cadáver encontrado podía haber permanecido fuese el-Castillo antiguo de Villaflores… Y si ello fuera así; el cadáver del ¿niño o niña? encontrado, podía haber permanecido en el lugar… ¡Durante la friolera de cinco siglos!

Señor Manuel… señor Manuel… (creo que hay interferencias), salga de su sorpresa; pues en semanas sucesivas, usted y yo, tenemos que contar historia de hace-MUCHO TIEMPO-, y momentos singulares de cosas y vecinos de Villaflores… el Concejo de Villaflores del Cuarto de Villoria. Pues eso.