Domingo, 12 de julio de 2020

El discurrir y el discurso de las vías pecuarias- 29

Los condicionates sociales 

La dureza de las condiciones de vida, la baja rentabilidad en relación a la dedicación y el escaso reconocimiento social, son tres de los parámetros que socavan la base social de la trashumancia. Los actuales flujos de información (medios de comunicación permiten el conocimiento de la situación económica, cultural, social, etc., en todos los sectores de la sociedad.

Las poblaciones trashumantes se distribuyen generalmente asociadas a territorios marginales que no están exentos de las tendencias urbanas: ocio, cultura, nivel de renta y todos los parámetros que caracterizan el actual concepto de calidad de vida.

Esta situación genera importantes agravios comparativos (ajenos a la actual situación del sector ganadero) en los que el bajo nivel de renta, la intensa dedicación a la explotación, las dificultades familiares que conlleva la duplicidad de residencias (enseres, familiares, escolarización de los hijos) y el escaso reconocimiento social conducen al progresivo abandono de numerosas explotaciones tradicionales.

Desde mediados de la década de los cincuenta se observa una fuerte tendencia al envejecimiento entre los jefes de las explotaciones trashumantes, que plantea graves problemas en la sucesión generacional.