Domingo, 29 de marzo de 2020

TODOS SOMOS CULPABLES

La cuestión, no es blanco o negro, no es viejo o nuevo, no es femenino o masculino, la cuestión es VIDA, simple y llanamente.


Lloro, sí, lloro cada día, luego me repongo y tiro para adelante porque es lo que me queda,lo que nos queda. Lloro por la situación personal pero también por la general, por el futuro que nos espera, por la mierda que le hemos dejado a nuestros hijos.

No se equivoquen echando culpas, la primera culpa es nuestra, somos unos cómodos. Hemos sido nosotros los que por dejadez no nos enfrentamos con quien controlaba los medios de comunicación y RRSS  durante años haciendo modificar la conducta y pensamiento de nuestros hijos hasta convertirlos en sus esclavos “intelectuales”.
Somos los culpables de crear una sociedad donde el súmmum es llegar a cualquiera de los programas de mediaset y cobrar sin  hacer nada o más bien por generar conflicto; sí, ese mismo conflicto que dejamos volver a reverdecer cuando ya estaba seco y obsoleto, esa memoria histórica que desterró de nuevo una mierda que a todos nos ha salpicado, mierda desterrada por los niños de morado y apoyados por algunos con la rosa marchita y las espinas clavadas(estos solo se representan a si mismos).

Somos culpables por permitir que mentirosos compulsivos accedan al control absoluto de nuestro país, somos culpables por no darnos cuenta que después del, oxigenante, 15M los mismos lo enfangaron mirándose solo su ombligo.

Somos culpables de permitir el lavado cerebral de nuestras generaciones venideras, lavado sectario, intelectual,ideológico. Somos culpables de permitir independentismos golpistas que no se tratan como tal por no ir vestidos de verde.

Somos culpables por mirar a otro lado cuando vemos diferencias sociales y dejamos que las utilicen para enrocarse en su barbarie antisocial.

Somos , absolutamente culpables hombres y mujeres, cuando dejamos que nos enfrenten, nos hagan enemigos y minen la salud mental de nuestros hijos generalizando una lacra que afortunadamente no se registra en la mayoría de los hogares en los que si se ha instalado la diatriba señalada por incoherentes, nombrados ministros y firmantes de ingentes cantidades monetarias que han desprendido de secciones,como investigación o gasto médico, para refundar colectivos llenos de colores, pero nunca ayudando desde la normalidad, siempre desde la controversia. 

Somos culpables cuando no luchamos por la vida y nos dejamos llevar por el forofismo instalado.

Somos culpables por no haber controlado a cada uno de los gobiernos que han pactado con delincuentes, solo por asegurarse múltiples ceros en su cuenta corriente.

SEREMOS CULPABLES y nuestra conciencia se retorcerá allá donde llegue nuestra alma, energía o como ustedes quieran , si no luchamos para que todos y cada unos de los responsables de esta inacción, los responsables de este posible homicidio por imprudencia (abarca y castiga las conductas peligrosas, que sin ánimo de lesionar el bien jurídico protegido,acaba causando su efectiva lesión por una falta de cuidado o diligencia debida, dando de este modo lugar al delito imprudente) grave.

Y entonces, será el momento de reestructurar el orden de las cosas, de dejar claro que el político ha de ser profesional formado y al SERVICIO DEL PUEBLO, que sus sueldos serán en la misma línea que cualquier otro profesional, que no se puede permitir el “robo” vitalicio, que nunca se puede negar la inversión en medicina , investigación y educación ( sin colores), y que ningún gobierno puede existir si no hay empresas y empresarios que arriesgan su tiempo, dinero y vida; sin unos trabajadores comprometidos con sus empresas y valorados por las mismas, sin una sociedad coherente en todo momento, no solo cuando el viento sopla en contra y el temporal arrecia.