Jueves, 2 de abril de 2020

Castilla y León suma 319 nuevos positivos, hasta llegar a los 1.466, con 74 fallecidos y 89 altas

Además, se ha registrado, hasta el momento un total de 89 altas, 35 de ellas en las últimas horas
Verónica Casado, consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León

Castilla y León roza los 1.500 positivos registrados por Covid-19, al llegar a 1.466 con un aumento de 319 en el último parte, en el que figuran también 74 muertes, con 19 más, y 89 altas médicas, de las cuales 35 son nuevas.

Del total de los 1.466 positivos confirmados en la Comunidad, en datos aportados por la Junta de Castilla y León a las 13.00 horas de este sábado, 709 pacientes se encuentran hospitalizados, mientras que 106 están en la UCI. Además, se ha registrado, hasta el momento un total de 89 altas, 35 de ellas en las últimas horas.

La Consejería de Sanidad, tras la Declaración del Estado de Alarma por parte del Gobierno de la Nación y la declaración de la Comunidad como ‘zona de transmisión comunitaria’ del nuevo coronavirus COVID-19, mantiene activado el nivel III de su plan de respuesta asistencial, por lo que supone una serie de condicionantes en la asistencia sanitaria a los ciudadanos, con el fin de evitar desplazamientos a centros sanitarios, tanto de Atención Primaria como Especializada.

En todo caso, las actividades básicas asistenciales como la atención de urgencias, en UCI, coronarias, oncología, hospital de día, cirugías urgentes, están aseguradas.

Entre las iniciativas más recientes destacan los cambios en el sistema de receta electrónica de Castilla y León (RECYL), para que todos los pacientes con tratamientos crónicos puedan recoger los medicamentos en las oficinas de farmacia con su tarjeta sanitaria, ampliando hasta dos meses seguidos la validez de dichos tratamientos.

Para facilitar la retirada de fármacos a pacientes crónicos incluidos en receta electrónica, se ha aumentado además la cantidad a dispensar y próximamente también se va a poder recoger en la farmacia, con la receta electrónica, la medicación que requiere visado, sin necesidad de recetas en papel.