Jueves, 2 de abril de 2020

“Estamos en guerra con un virus. Si dejamos que se extienda a las regiones más vulnerables matará a millones de personas”

El titular de la ONU cree que esta crisis puede ser una oportunidad para dar origen a un mundo más sostenible e inclusivo

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres/ ONU

Durante una rueda de prensa virtual desde la sede de la ONU en Nueva York ofrecida el jueves 19 de marzo, el Secretario General de las Naciones Unidas indicó que nos encontramos ante una crisis sanitaria, económica y humana nunca antes conocida.

El portugués António Guterres, en una intervención realizada en varios idiomas, afirmó que “estamos ante una crisis sin precedentes en los 75 años de historia de las Naciones Unidas. Las personas sufren, están enfermas y asustadas. "Se ha demostrado que el virus se puede contener. Ha de contenerse. Si dejamos que se extienda como un incendio forestal, especialmente en las regiones más vulnerables del mundo, matará a millones de personas", afirmó.

El titular de la ONU dejó una palabra de esperanza, vinculando la gestión de la crisis con la creatividad: "La creatividad de la respuesta debe estar a la altura de la naturaleza única de la crisis y el alcance de la respuesta debe estar a la altura de su magnitud. Nuestro mundo se enfrenta a un enemigo común. Estamos en guerra con un virus".

Un modo de superar esta crisis que, según el Secretario General de las Naciones Unidas, podría dar lugar a un nuevo tiempo, donde otro modo de vida es posible: “La gestión de esta crisis puede ser también una oportunidad única. Realizada correctamente, podríamos apostar por una recuperación que traería un camino más sostenible e inclusivo”.

Asimismo, Guterres aplaudió la celebración la semana que viene de una cumbre de emergencia de líderes del G-20 en la que espera participar. “Vemos que siempre que hay problemas en el sistema bancario surgen billones para solucionarlos. Esos billones tienen que aparecer ahora. Los gobiernos, el Banco Central, tienen que trabajar para garantizar que haya liquidez en la economía, pero también para que se movilicen fondos para los que más lo necesitan”, indicó en su mensaje Guterres.

Esta crisis propaga el sufrimiento humano, infecta la economía a nivel global, donde los trabajadores de todo el mundo podrían llegar a perder hasta 3,4 billones de dólares en ingresos, y pone en riesgo la vida de las personas, según avanzan las Naciones Unidas. “Una recesión que puede llegar a tener una dimensión mundial nunca vista antes es cada vez más una certeza”, apuntó el Secretario General.

António Guterres apeló a la solidaridad y la ayuda mutua, haciendo un llamamiento a la responsabilidad de los países más ricos, que tendrán que auxiliar a los más pobres: “Este es un momento que exige políticas coordinadas, decisivas e innovadoras por parte de las economías más desarrolladas. Debemos enfatizar que los países más pobres y las personas más vulnerables, especialmente las mujeres, serán las más afectadas”. Apelo a todos los líderes mundiales a que se unan y den una respuesta urgente y coordinada”.