Domingo, 12 de julio de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Un gol de Lafu en el 90’ le da al Ciudad Rodrigo el igualado y divertido derby ante el Ribert

Cuando marcó el gol de la victoria, Lafu apenas llevaba dos minutos en el campo

Celebración por todo lo alto del gol de Lafu en la tarde dominical | Fotos: @kisanghani

En un rush final de infarto, acorde al propio dinamismo que había tenido todo el encuentro, el equipo Senior de Regional de Aficionados del Ciudad Rodrigo se llevó en la tarde del domingo su segundo derby consecutivo en el Francisco Mateos, en este caso frente el Ribert (el primero fue ante al Hergar el Sábado de Carnaval), al que por cierto le seguirán pronto otros tres consecutivos (tras recibir en el siguiente duelo en casa al Villaralbo, posteriormente rendirán visita Béjar, Peñaranda y Navega).

A diferencia de aquel partido frente al Hergar, donde el Ciudad Rodrigo se acabó por hacer con el triunfo en una gran segunda parte, en la tarde dominical el encuentro fue muy igualado de principio a fin, de tal modo que tampoco habría sido injusto el empate que llegó a campear en el marcador durante 4 minutos en plena recta final, entre el 86’ (minuto en que el Ribert marcó el 1-1) y el 90’ (cuando llegó el 2-1 mirobrigense).

Justo en medio de esos minutos se produjo algo clave para la victoria del Ciudad Rodrigo: la salida al campo de Lafu, que pese a los minutos de calidad que aporta en cada partido, parece que le ha quedado asignado el puesto de ‘revulsivo en los últimos minutos’ (en el Francisco Mateos sólo ha sido titular en un partido en toda la temporada), y en este domingo, en los ‘ultimísimos minutos’.

Como decíamos, el partido fue muy igualado, y asimismo muy entretenido, con muchas opciones para ambos equipos, sobre todo en una divertida primera media hora de juego, en la que es un poco inexplicable que no cayesen varios goles. Estos se reservaron para bien avanzada la segunda parte, a partir del 70’, justo para el tramo en el que el cielo se despejó por completo y acabó por salir el sol.

Tras el gol de Lafu, todavía hubo que sufrir, porque hubo 6 minutos de descuento por parte del colegiado (que curiosamente también pitó la ida entre ambos equipos), que se presentó en Ciudad Rodrigo con pocas ganas de pitar, o dicho de otro modo, con un listón muy alto para llegar a pitar falta para cualquiera de los equipos, lo que provocó que el partido se llegase a calentar en algún momento por esta laxitud.

Este triunfo mirobrigense era clave para seguir en la pomada, al menos por el 3º puesto: el Ciudad Rodrigo se queda con 38 puntos, los mismos que el Ribert (a quién le deja ganado el goal-average), a uno de La Cistérniga y Mojados, que en la tarde del domingo empató contra el líder, el Peñaranda, que se ha dejado 5 puntos en 2 jornadas, lo que hace que el Villa de Simancas, se haya colocado a sólo 1 (46 vs 45).

ASÍ FUE EL PARTIDO

Pese a tener bajas bastante destacadas (como Adrián Gallego, Rober o Sergi), el Ciudad Rodrigo inició el partido muy animado y mirando hacia arriba, generando ya en los primeros minutos dos ocasiones muy claras: la primera, de Marcial, quién la envió alta casi a puerta vacía, y la segunda, de Manu González, cuyo remate tras quedarse frente al portero impactó en el guardameta.

A continuación, la animación cambió de lado, con las primeras intentonas visitantes, con un córner en el 10’ que el Ciudad Rodrigo despejó apurado en el primer palo, y una jugada combinada que finalizaron con un disparo desde la frontal que se perdió alto. El partido estaba súperanimado, aumentando incluso más la peligrosidad en los minutos siguientes.

En el 18’, Manu Blanco recibió un balón desde atrás, se internó en el área y se plantó frente al portero, ante quién hizo un fuerte disparo que éste repelió muy bien. En el 21’, Pepo sacó un disparo a bocajarro con un paradón, quedando el balón suelto lo que dio pie a un segundo remate que sacó Pablo en la línea de gol. Y en el mismo minuto, en una jugada nueva, fue Dani Crespo quién despejó el balón cuando estaba a punto de entrar.

En los minutos siguientes, Manu Blanco no llegó a rematar de forma acrobática un balón que le colgó Manu González, el Ciudad Rodrigo armó una contra muy peligrosa que acabó por desperdiciar, en el 30’ Pepo hizo una buena palomita en respuesta a un tiro desde la frontal, y un tiro del Ribert se fue rozando el palo derecho. Aunque el partido siguió dinámico hasta el descanso, el carrusel de ocasiones se frenó en el último cuarto de hora de la primera parte, donde apenas se puede destacar un centro-chut que se envenenó que despejó Pablo y un balón que colgó Javi Moríñigo al que no llegó Marcial.

El Ciudad Rodrigo arrancó la segunda parte igual de animado que la primera, dominando los primeros minutos, en los que lo intentaron Alberto García (con un disparo raso que despejó bien el guardameta, no aprovechando nadie el rechace) y Manu González (con un tiro desde la frontal que se fue muy alto). En el 55’, llegó una noticia negativa: Manu Blanco tuvo que abandonar el campo renqueante tras haberse hecho daño en los minutos finales del primer tiempo.

La primera opción del Ribert en el segundo tiempo tuvo lugar en el 56’, con un disparo a bocajarro dentro del área tras botar un córner que se marchó fuera como pudo ir dentro. Ahí el partido se frenó un poco en lo que a ocasiones se refiere justo hasta el primer gol del Ciudad Rodrigo: en el 70’, Manu González luchó por un balón cerca del córner izquierdo hasta conseguirse ir con él hacia el área, donde sacó un pase para Alberto García quién lo mandó raso al fondo de la red, entre las protestas del Ribert, que consideraba que había habido falta. El gol de Alberto García, por cierto, retrasó la entrada al campo de Jesús, que estaba listo para salir.

Al estar en desventaja, al Ribert no le quedó más remedio que mirar sí o sí hacia arriba, merodeando con cierto peligro el gol en al menos tres momentos: en el 72’, con un tiro franco desde la frontal, que se fue alto; en el 79’, con un balón en largo que Pepo no pudo cortar a tiempo, pero sí acabó por despejar con la cara el tiro del jugador que iba a por ese balón; y en el 84’, con un córner que despejó muy apurado el Ciudad Rodrigo. Ese saque de esquina dio pie a una contra liderada por Marcial que tampoco se aprovechó.

El Ribert empató en el 86’, en una acción en la que hicieron un primer tiro desde el pico derecho del área, que despejó muy bien Pepo, pero el balón quedó suelto cogiéndolo un rival para marcar cerca de la línea de gol. Como ya ha ocurrido algún otro día, al Ciudad Rodrigo le entraron las prisas por intentar volver a marcar, lo que esta vez sí consiguió. Fue en el 90’, en una acción rápida, en la cual Marcial envió el balón desde la izquierda hacia el centro, donde Alberto García lo dejó pasar, cogiéndolo Lafu, quién casi sin ángulo sacó un tiro raso que parecía que iba a coger sin problemas el portero, pero se le escapó por debajo, desatándose la fiesta entre los locales.

En el largo tiempo de descuento estuvieron a punto de marcar de cabeza dos jugadores mirobrigenses del filial que entraron al campo en ese mismo tiempo de descuento. Jesús, que había salido en el 91’, remató un córner botado por Alberto García, encontrándose con un paradón por alto del guardameta. Y en el nuevo córner, Cence, que salió en el 92’, no llegó por poquísimo a golpear el balón. Para cerrar, todavía hubo un disparo final de Alberto García que cogió el guardameta.

ZONA MIXTA

Para Aris Marcos, el Ciudad Rodrigo es “justo merecedor” del triunfo: “hemos hecho un buen encuentro, además de lograr dos grandes goles y generar varias ocasiones más de gol”, en un partido de “dos ideas diferentes de fútbol”: mientras que el Ribert “intenta salir desde atrás con el balón controlado y crear superioridad por dentro, con posesiones largas”, los suyos proponen “un juego mucho más directo alternando 2-3 toques y pases rápidos en profundidad al espacio”.

Como aspectos del partido, apunta que “aunque hemos tenido menos posesión en muchas fases, sí hemos generado muchas más ocasiones de peligro”, destacando asimismo la “gran concentración y actitud” defensiva, mencionando en especial a Javi Moríñigo “quién estuvo impresionante en una posición compleja y compitiendo contra el mejor jugador de ellos, al que anuló completamente”. Por otro lado, Aris Marcos explica que sacó a Maza de titular pese a tener un esguince porque “es un líder dentro del campo y del vestuario, contagia al grupo y hace siempre creer; es un jugador imprescindible e hizo un esfuerzo descomunal”.

Respecto a otros jugadores, mencionó a Manu González, quién estuvo “brillante durante todo el partido; la jugada personal que hace en el 1-0 es de pañuelo”; a Alberto García, “un jugador que es terrible cuando tiene el balón en el pie, está súperenchufado y lo demuestra durante la semana y en los partidos”; a Marcial, quién “hizo mucho trabajo de aguantar el balón y asociarse con la gente ofensiva, realizando muchas cosas positivas al igual que Manu Blanco”.

Dentro del derroche físico, garra y carácter general, mencionó asimismo a Lafu: “le dije que la iba a tener y así fue”, añadiendo que “es una persona excelente, con un comportamiento ejemplar, es muy querido por todos y su actitud es ejemplar”. Respecto a los jugadores del filial, Jesús y Diego Cencerrado, agradeció a Joaquín Chanca las facilidades que le da para contar con ellos. Por último, mencionó a la afición (“como siempre nos llevó en volandas”) y dedicó la victoria “de corazón para mi abuelo Leo y mi gran amigo José María que D.E.P”.