Jueves, 2 de abril de 2020

Las jóvenes españolas titulan un 10% más en Secundaria y casi un 15% por encima de los chicos en Bachillerato

La feminización de los estudios en general contrasta con la masculinización del mercado laboral, donde las mujeres tienen peores tasas de empleabilidad
Alumnas en un colegio. Foto: EP

El 82,3% de las jóvenes españolas obtiene el título de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) y el 63,4% alcanza el de Bachillerato, lo que supone unos porcentajes superiores al de sus compañeros varones, ya que sólo un 72,7% de los chicos logra graduarse en secundaria y un 48,8% en Bachillerato, según el informe 'Igualdad en Cifras' elaborado por el Ministerio de Educación y FP y presentado este miércoles en el acto 'Aulas por la Igualdad'

Según los datos del informe, que se publica por segundo año consecutivo con motivo del Día Internacional de las Mujeres, el abandono educativo-formativo entre los 18 y 24 años es inferior entre las chicas (13%) que entre los chicos (21,4%).

Además, las mujeres suponen el 55,2% del alumnado universitario, y el porcentaje de mujeres de 25 a 34 años con estudios superiores supera en 11,8 puntos al de hombres (52,4% frente a 40,6%).

Sin embargo, la distribución de mujeres y hombres en las diferentes áreas de conocimiento revela una brecha de género que se manifiesta ya en el bachillerato de Ciencias, donde las chicas representan el 47% del alumnado.

En Formación Profesional la presencia femenina es menor en todos los niveles (básica, grado medio y superior) y es especialmente baja en ramas como las de Mantenimiento de vehículos autopropulsados (3,2%), Electricidad y Electrónica (4,8%) o Fabricación Mecánica (9,4%). Sin embargo, son mayoría en Imagen Personal (94,1%), Servicios Socioculturales y a la Comunidad (87,1%) o Sanidad (75%).

En los grados y másteres universitarios la situación es similar, con pocas chicas cursando carreras relacionadas con ingeniería, industria y construcción (28,5%) o en Informática (12,9%), y muchas en Educación (77,7%) o Salud y Servicios Sociales (71,4%).

En cuanto a la profesión docente, se trata de una carrera claramente feminizada (66,6% del total), especialmente en las primeras etapas de la enseñanza, en donde las mujeres representan el 97,7% en infantil en el curso 2017-2018. En la universidad, el profesorado femenino representa el 41,8%, porcentaje que aumenta hasta el 51,9% entre los menores de 40 años.

Sin embargo, la feminización de los estudios en general contrasta con la masculinización del mercado laboral, donde las mujeres tienen peores tasas de empleabilidad en todos los niveles de formación entre los 25 y los 64 años, según datos de 2019.

Las tasas de paro femenino son superiores para todos los niveles educativos y todas las edades. Si se restringen al grupo de mujeres entre 25 y 34 años -donde un 52,4% posee estudios superiores (11,8 puntos más que los varones de esa edad)-, las cifras no mejoran, con 2,6 puntos más de paro total, 10 puntos más entre aquellas sin estudios obligatorios y casi dos más entre las que tienen estudios superiores