Martes, 11 de agosto de 2020

Si juegas con fuego, te puedes quemar

Con la opinión de César García completamos la crónica del Salamanca UDS 0 – Guijuelo 0, que deja a los blanquinegros en el puesto 13º a 5  puntos de la promoción por la permanencia

Kristian Álvarez en una de las jugadas del partido ante el Guijuelo. Foto de Lydia González

Una sola victoria en 9 partidos. Ese es el triste balance de este Salamanca en 2020. Una situación preocupante que puede llevar a complicar la permanencia, si no se mejora el rendimiento en las próximas jornadas.

En la última, ante el Guijuelo, en el Helmántico, el equipo de Dueñas pudo hacerse con un punto, tras un partido en el que las mejores oportunidades para marcar las desperdiciaron los visitantes. Los charros ocupan el puesto 13º a 5  puntos de la promoción por la permanencia.

Equipo mediocre

Y es que los blanquinegros no pudieron con el conjunto chacinero, mucho más hecho, y mostraron una inquietante incapacidad para generar fútbol, así como una inseguridad defensiva, que no supuso goles en contra, por el escaso acierto de los forasteros.

Efecto Dueñas

Sinceramente, esperaba mucho más del último cambio de entrenador. Con Rafa Dueñas al mando de la nave han variado algunos aspectos futbolísticos, pero por lo visto en el Helmántico, esos matices no son suficientes para mostrar un equipo mucho más solvente, que busque con argumentos de peso la victoria.

Al contrario, hemos visto un conjunto que quiere y no puede, que sufre en defensa, que no inquieta demasiado al portero contrario, que se atasca en la salida del balón... en fin, todo apunta a que el Salamanca UDS seguirá sufriendo con cada rival y, ojala me equivoque, que habrá que sufrir mucho para lograr la permanencia.

El caso Sotres

Y en mitad de todo esto un portero titular que se muestra inseguro y al que la afición critica. Sotres, como todos, tiene sus logros y sus fracasos. Ha salvado al equipo en muchas ocasiones, pero también ha tenido un rendimiento insuficiente en momentos claves.

Por eso, no entiendo que siga como titular. Para mí, el portero es uno más. Igual que un defensa, un medio o un delantero. Si funciona sigue jugando, y si no, sale otro compañero que está deseando demostrar que él lo puede hacer bien. Es así de sencillo y si Larrazábal tuvo el valor de poner a Altube (del filial) por delante de Ubis y Hugo (de la primera plantilla), por poner un ejemplo, ¿por qué Dueñas no va a ser capaz de hacer algo similar en la portería?

Desencanto en la grada

Y es que, esta convulsa temporada, por la inestabilidad que todos conocemos y que le ha pasado factura al equipo, está teniendo una consecuencia tremenda, sobre la que debería reflexionar el propietario: la desilusión de miles de seguidores, que estaban volcados por recuperar el fútbol de su equipo en el Helmántico.

Ahora, y lo compruebo habitualmente en la grada, se van hartando cada vez más, se enfadan con lo que ven y hasta se cuestionan si merece la pena seguir pagando por el pobre espectáculo de un club marcado por los constantes vaivenes y que prefiere pagar multas que tener a un entrenador titulado, como el resto de equipos.

Por eso, se agarran con fuerza a cualquier destello que atisban entre tanta oscuridad: una falta botada por Galván, un regate de Monárrez  o el desborde del debutante Owen Falconis.

Veremos si con las aportaciones de los nuevos, la entrega de los que ya estaban y la implicación de Dueñas es suficiente para evitar el descenso.

Fotos de Lydia González