Viernes, 10 de abril de 2020
Ciudad Rodrigo al día

El filial del Ciudad Rodrigo se deja el alma defendiendo para tumbar al 2º clasificado

Un gol de Víctor Bravo al borde del descanso acabó dándole la primera victoria del curso como local a los mirobrigenses

Tras un mes sin jugar en Mirobriga (le tocaron dos partidos seguidos fuera, y posteriormente la liga paró por el Carnaval), el filial del Senior del Ciudad Rodrigo regresó en la tarde del día bisiesto a los Campos de Toñete, con un duro rival enfrente, el Ribert B (marcha como 2º clasificado), al que consiguieron batir por 1-0, logrando de este modo su 1ª victoria del curso como locales (en total llevan 3).

El triunfo del Ciudad Rodrigo tuvo dos pilares: el primero, como es lógico, el gol de la victoria, que fue anotado por Víctor Bravo justo antes del descanso; y el segundo, el enorme trabajo defensivo que hicieron en la segunda parte los mirobrigenses que, también hay que decirlo, tuvieron un poco la suerte de cara ya que, además de las acciones bien defendidas, el Ribert B mandó fuera algunas intentonas muy claras.

Precisamente, durante la mayor parte del partido el que dio más sensación de peligro fue el Ribert B, que fue teniendo paulatinamente ocasiones. Por ejemplo, en la primera parte, antes del gol mirobrigense, se puede destacar un 1vs1 que despejó Neho a córner, o una falta lateral rematada en el área que Cence sacó bajo palos.

Por el contrario, las intentonas del Ciudad Rodrigo en el conjunto del partido fueron escasas (lo decía una madre de los mirobrigenses: “el portero del Ribert se está aburriendo”), pero supieron dar el golpe de efecto preciso en los últimos instantes del primer tiempo, con un tiro de Víctor Bravo desde la frontal que golpeó en el palo derecho antes de introducirse en la red rival.

Quedaba por delante una larga segunda parte, a la que el Ciudad Rodrigo salió con las ideas muy claras: “hay que morir”, según comentaban sobre el campo los propios jugadores locales. De salida, tuvieron que resistir un cuarto de hora de claro dominio del Ribert, que fue merodeando el gol de varias maneras, pero sin llegar a atinar. Por ejemplo, en el 59’, hicieron tras una jugada de toques un buen tiro desde la frontal que atrapó Neho.

A partir del 60’, el partido se abrió, con más idas y venidas, y alocándose un poco. De este modo, en los minutos siguientes Javi Casti –uno de los dos juveniles que participó en el encuentro (el otro fue Marcos Santos)- colgó un buen balón que no encontró rematador mientras que Agudo hizo una intentona rasa que atrapó el guardameta. Casi acto seguido, el Ribert B protagonizó una jugada alocada en la que terminó por estrellar el balón en el larguero.

Según iban pasando los minutos, el Ciudad Rodrigo iba afrontando la tarea defensiva con más ganas, al mismo tiempo que cedía un poco el aire en los Campos, lo que hizo algo ‘más cómodo’ el final, aunque los sustos siguieron sucediéndose (por ejemplo, en el 78’, un tiro cruzado dentro del área se fue rozando el palo, y poco después, un pase de la muerte visitante no encontró rematador; además de las que fue atrapando Neho).

El último susto llegó en el 95’, con una falta botada por el Ribert B justo en la frontal (estuvo a punto de ser penalty). El lanzamiento acabó por impactar en el larguero, con lo cual se pudo desatar la fiesta en los mirobrigenses, que celebraron el triunfo con mucho entusiasmo.

Ver más imágenes: